Al Tiempo … La popularidad del presidente

Por: Javier Bermudez

A 8 meses de haber iniciado el nuevo gobierno federal hace un par de días se dieron a conocer diferentes encuestas que muestran la aprobación del presidente de la República, el financiero saca una nota que lo ilustra todo » resiste el respaldo » y es que la aprobación del presidente repunta después de la detención y encierro de Rosario Robles, y lo ubican con un espléndido 69 % de aprobación, otras casas encuestadoras lo ubican más bajo en 65 y hasta 62 % pero aún así es un lugar muy cómodo para un mandatario en donde en promedio 7 de cada diez mexicanos aprueban su gobierno, ponga usted 6 de cada 10, es una aprobación muy notable y está columna pretende hacer un análisis de por qué ocurre esto y si estos números son buenos o malos para el mandatario y el movimiento que fundó y lo llevó al poder.

Pero a las cifras hay que analizarlas con cautela y objetividad, cualquiera diría que un 69 % de aprobación es muy alto para un mandatario y en efecto lo es, pero recordemos que en enero su aprobación superó el 80%, es decir tuvo una caída en 7 meses de 11 puntos.

A inicios de este año la popularidad del primer mandatario estaba en el cielo, hoy los números son más terrenales, más lógicos, también es importante analizar que hace un mes con la inseguridad y la economía como los principales fantasmas que atormentan los pasillos de Palacio Nacional su aprobación estaba aún más baja alrededor de un 62 % , qué pasó en los primeros 6 meses y qué pasó en los últimos dos ?

El desgaste natural del ejercicio del poder explica con naturalidad que provocó esa caída, desatinos, incongruencias, realidades y el tema de la inseguridad y la economía como los grandes problemas del país que junto con una campaña orquestada por sus enemigos en redes y medios no afines lo expulsaron del paraíso, pero lo que pasó hace dos meses es notoriamente más importante para el análisis que debe hacer toda la clase política en México, aparece Rosario Robles como un salvavidas, una venganza fraguada quizá desde el inicio del gobierno o un acto de justicia aunque con el lmal sabor de boca al conocer el parentesco entre el juez y la diputada federal esposa de aquel personaje , operador político y leal colaborador que cayó en desgracia, y a partir de ese momento en que se desata el escándalo hasta el cierre de agosto su aprobación sube.

Como en tiempos de Roma los emperadores comprendían la importancia de dotar al pueblo de un distractor cuando había grandes calamidades, el sacrificio de un villano en manos de un gladiador idolatrado apaciguaba la ira del pueblo cuando sucedían grandes problemas políticos , alguien en Palacio Nacional sabe muy bien que es lo que quiere la gente, ellos no quieren venganza contra los funcionarios corruptos, quieren justicia a su forma de ver, demasiada y escandalosa corrupción
acumulada en el
ultimo sexenio genera en el pueblo enojo y resentimiento, pero más allá de hacer justicia, más alla de la venganza , el gladiador al empuñar la lanza contra el villano libera al pueblo del enojo, él resentimiento y la indignacion.

Hay júbilo, el pueblo está feliz y en Palacio Nacional más , se detiene la caída libre, el castigo a los corruptos como un paracaídas se abre en el momento propicio, a punto de llegar al informe de gobierno y previo a la ceremonia del grito de independencia.

Si Enrique Peña Nieto hubiera contado con ese talento de entender a la gente y saber que quiere, habría tenido una salida más decorosa , pero este talento de saber escuchar y conocer lo que la gente quiere pocos lo tienen, nuestro presidente lo aprendió muy bien todos estos años y me atrevo a pensar que nació con ese don.

A todos y en especial a la oposición los sorprende el hecho de que a pesar de los malos números en la economía, las pifias de su gabinete y el terrible y desmedido crecimiento de la violencia, la gente en su mayoría aprueba la gestión del presidente y esto ocurre a pesar de que desde el inicio del gobierno o aún antes de que tomara posesion del cargo el presidente ha sido salvajemente atacado y cuestionado por la prensa fifi y las redes sociales inundadas de hordas de bots, no cualquiera resistiría los ataques y menos cuando el presidente se expone todos los días a los medios y su gabinete no le ayuda mucho que digamos, es como la frase de uso común en México ‘ le hacen lo que el viento a Juárez »

El pueblo cree en el y aunque reconoce que las cosas no marchan bien, le dan su apoyo y le otorgan el beneficio de la duda, pero si la economía y la inseguridad siguen igual o empeora, será la misma historia en un año ?

Al tiempo ….

loading...
COMPARTIR