Diputados Federales aprueban presupuesto para 2018

En la Cámara de Diputados, en medio de una larga y pesada discusión donde, al filo de las tres de la madrugada el ambiente se descompuso y afloraron los insultos y las faltas de respeto, el Presupuesto de Egresos del 2018, se aprobó en lo general, con una votación de 413 a favor y 49 en contra.

De los 49 votos en contra, 44 fueron del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el diputado panista Luis Fernando Mesta; los perredistas Cecilia Soto, Xavier Nava y Agustín Basave; así como el diputado del Partido Verde (PVEM), Virgilio Mendoza Amezcua.

La sesión duró 10 horas con 34 minutos. Finalizó cuando el reloj marcaba las 03:59 horas.

Después de rechazar al hilo las 346 reservas presentadas, de ver pasar por la Tribuna a 94 legisladores y de emitir una votación particular de 253 a favor y 205 en contra de la oposición, el presidente de la Mesa Directiva, Jorge Carlos Ramírez dio por aprobado el decreto que será turnado al Ejecutivo Federal para sus efectos constitucionales.

Con lo aprobado, el año entrante, el Gobierno Federal podrá gastar 5.2 billones de pesos.

De los 70 mil millones de pesos que se lograron reasignar, 18 mil millones se destinarán al Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), y dos mil 500 millones de pesos más, se enviarán al nuevo Fondo para la Reconstrucción, FONREC, esto, a fin de atender a los damnificados de los sismos de septiembre.

La mayor parte del encuentro se llevó a cabo conforme al formato pactado, aunque se registraron un par de escaramuzas entre diputados de MORENA, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Verde Ecologista (PVEM) y Movimiento Ciudadano (MC).

Incluso salió a relucir una manta de los lopezobradoristas que a la letra decía “Morena exige reconstrucción sí, privilegios no”; y desde las curules, surgieron gritos de “traidores” y “rateros”.

Pero al filo de las tres de la mañana, la reunión se descompuso. Incluso, el presidente de la Mesa Directiva, Jorge Carlos Ramírez, tuvo que disculparse por estar tomándose fotografías mientras la diputada de Movimiento Ciudadano, Marbella Toledo, utilizaba la Tribuna.

“No, si hasta que deje de placearse voy a continuar. Cuando se siente el diputado Marín en una curul voy a continuar”, sentenció la legisladora, visiblemente molesta.

“Diputada, ya se sentó el diputado Marín, continúe por favor, diputada Toledo. Le solicito a la asamblea guarde el respeto a la oradora para que podamos continuar”, apuntó el presidente en turno de la Mesa Directiva, el perredista Arturo Santana.

“No me falte al respeto, no me falte al respeto, le pido”, dijo la diputada Toledo Ibarra a Ramírez Marín.

Diplomático y apenado, al menos en el discurso, Ramírez Marín, que se desplazó a la zona de curules, solicitó el uso de la palabra.

“Por favor, presidente, registre en el Diario de los Debates una muy sentida disculpa a la diputada Marbella. Es absolutamente sin intención, el hecho de haber interrumpido su participación, sin duda tenía toda la razón. ¡Gracias diputada!”, expresó el presidente de San Lázaro.

Después de recibir halagos como el de “¡eres un caballero!”, de parte de las diputadas priístas, Marín se congració con la diputada Marbella, que se acercó a la curul en que se encontraba el priísta, quien le dio la mano, le dio un beso y le dio un largo abrazo para refrendar la disculpa.

Ese gesto contrastó por completo, cuando desde las curules del PRI, legisladoras de ese partido le propinaron hasta en cuatro ocasiones al diputado de Morena, Ariel Juárez, la censurada porra futbolera de “¡ehhhh… puto!”.

No conformes con ello, las integrantes del tricolor le gritaron “¡cerdo!” y “Peppa Pig”, al legislador que portaba un saco color de rosa.

Un minuto antes de las cuatro de la madrugada Cerca, los congresistas dieron luz verde al paquete económico del año entrante, que le permitirá al Ejecutivo Federal gastar 5.2 billones de pesos.

El elemento central del presupuesto, fue el dinero para la reconstrucción y la creación del nuevo Fondo para la Reconstrucción, FONREC.

La oposición se encargó de hacer notar que los recursos para reconstrucción, no llegan ni a la mitad de los 48 mil millones de pesos que estimó el Ejecutivo Federal.

De los 5.2 billones del presupuesto, los diputados solo alcanzaron a reasignar 70 mil millones, de los cuáles, destinaron mil 250 millones al Fondo de Capitalidad de la Ciudad de México, que quedará en 2 mil 500 millones.

Decidieron destinar seis mil millones más a educación, ciencia y tecnología; otorgaron 300 millones al programa de prevención del delito; y las participaciones a estados y municipios aumentarán 4.3 por ciento.

Las obras de infraestructura locales también alcanzaron una rebanada del presupuesto, al obtener 18 mil millones; y lo mismo ocurrirá con el campo, que contará con ocho mil 300 millones de pesos más.

Entre los perdedores del paquete económico, está el Instituto Nacional Electoral (INE), al que se recortarán 800 millones de pesos.

Para dar por concluida la sesión y citar para el próximo martes 14 de noviembre, el diputado Ramírez Marín emitió la declaratoria de las Zonas de Atención Prioritaria para 2018, que se encuentran en los municipios de mayor rezago económico y social.

COMPARTIR