Donald Trump pierde la paciencia y rompe protocolo en Japón

Donald Trump ha perdido la paciencia cuando, justo después de su autocontrolado encuentro con el emperador de Japón, participaba en una ceremonia previa al almuerzo en el palacio de Akasaka. Dar de comer a las carpas koi ha sido demasiado para él.

Trump estaba participando en un acto protocolario junto al primer ministro japonés Shinzo Abe. Ambos llevaban en las manos sendas cajitas de madera con pienso para peces, que iban arrojando al borde del estanque para excitar el hambre de las carpas multicolores. Es una tradición que han hecho muchos líderes mundiales. La costumbre es tirar puñaditos de comida a los peces con una cuchara de madera.

Pero, aparentemente, Trump ha perdido la paciencia y, en un gesto brusco, ha vaciado de golpe en el agua todo el contenido de la caja de comida, bajo la mirada sorprendida de su secretario de Estado, Rex Tillerson.

Su actitud ha suscitado críticas y burlas en Twitter, donde muchos internautas han llegado a decir que no es sano para los peces tragarse tanta comida de golpe.

“Trump no logra ni siquiera alimentar a los peces correctamente”, ironizaba uno de ellos.

Los reporteros que siguen a Trump en el viaje destacan que se trató de un gesto de impaciencia, una palabra que el presidente de Estados Unidos ya ha empleado durante esta visita, pero en referencia a Corea del Norte. “La era de la paciencia estratégica se ha acabado”, ha dicho sobre el régimen de Kim Jong-un.

Poco antes, durante su encuentro con el emperador Akihito, este no realizó ninguna reverencia al recibir a Trump, que tampoco se ha inclinado, a diferencia de su predecesor, Barack Obama, quien se curvó casi 90 grados al saludar a Akihito durante una visita en 2009, lo que fue criticado en círculos conservadores de Washington. Fue después de este acto cuando Trump y Abe se fueron a dar de comer a los peces.

COMPARTIR