Emmanuel Macron asume la Presidencia de Francia

Emmanuel Macron, de 39 años, se convirtió ayer en el presidente más joven de Francia y en el primero de la V República que no pertenece a ninguno de los dos partidos tradicionales, el socialista y el conservador.

Macron, que con su victoria impidió la llegada al poder de la extrema derecha, de la mano de la antieuropeísta Marine Le Pen, asumió la jefatura del Estado con la voluntad de relanzar la construcción de una Europa fuerte que ofrezca protección ante los riesgos de la globalización.

Prometió que Europa “se refundará y se relanzará” porque “nos protege y nos permite proyectar en el mundo nuestros valores”. Tendrá una primera ocasión para demostrarlo en el que va a ser su viaje inaugural al extranjero mañana por la tarde para entrevistarse en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel.

La buena marcha del motor franco-alemán será una condición de partida para su idea de conseguir “una Europa más eficaz, más democrática, más política”.

“Del lado de los derechos humanos”. Macron, que también tiene previsto cenar el miércoles con el presidente del consejo italiano, Paolo Gentiloni, insistió en que “el mundo y Europa necesitan más que nunca a Francia, una Francia fuerte que lleve alta la voz de la libertad y de la solidaridad, de una Francia que sepa inventar el futuro”.

Avanzó que en política internacional su prioridad será “estar siempre del lado de la libertad, y de los derechos humanos” para “construir la paz de forma duradera”.

Su discurso europeísta forma parte de su estrategia para devolver la confianza a una Francia que, según su propio diagnóstico, desde hace décadas duda de sí misma. Por eso una de sus metas es cambiar ese estado de ánimo y convencer a los franceses de que el país “tiene en su mano todas las bazas de las grandes potencias del siglo XXI”.

COMPARTIR