“Estamos Unidos Mexicanos” el concierto que unió a México

Las más de 120 mil personas que acudieron al concierto “Estamos Unidos Mexicanos” en el Zócalo capitalino entonaron el Himno Nacional Mexicano y guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas de los sismos de septiembre pasado.

El Himno Nacional Mexicano fue entonado por un niño de origen indígena, que estuvo acompañado en el escenario por elementos de las secretaría de la Defensa  Nacional y de Marina-Armada de México, así como de la Policía Federal Binomios Caninos y de la Cruz Roja Mexicana. 

Las calles aledañas a la Plaza de la Constitución estuvieron completamente cerradas a la circulación debido a la alta asistencia de personas al recital.

A través de un video, el actor Diego Luna abrió el concierto Estamos Unidos Mexicanos con un discurso positivo.

Una brisa ligera y un cielo gris oscuro amenazaron con lluvia, pero nadie se movió de sus lugares. Incluso se movieron al ritmo de Sergio, el bailador.

Bronco, en el primer escenario tardó sólo 16 minutos. A un costado, una segunda plataforma prendió las luces. Camila, a través de la voz de Mario Domm, gritó “México” y le cantó Mientes.

Entre banda y banda, de la cumbia al pop, un mensaje de aliento. Uno que recordó el terremoto de 1985. Una herida que cerró y 32 años después, el mismo 19 de septiembre, volvió a sangrar.

Carlos Rivera cerró la primera hora con temas como Otras vías y un abrazo a la Bandera mexicana.

Acordeón en mano, Julieta Venegas arrancó la segunda hora de Estamos Unidos Mexicanos prácticamente sin lluvia y aún con el sol del atardecer.

¡Viva México chingao! Necesitamos mucha ayuda. Hay un montón de damnificados. Hay que reconstruir nuestras casas, nuestra autoestima”, acotó Venegas y comenzó Andar conmigo, Eres para mí y El presente.

Las imágenes de la devastación del terremoto de 7.1 grados en la escala de Richter del 19-S también fueron proyectadas en las pantallas del concierto. Con ellas, la ayuda de los voluntarios en cada edificio derrumbado tanto en la Ciudad de México como en los estados. Las historias de vida. Los damnificados.

Sin Bandera, Rock en tu idioma  y Ha*Ash también participaron.

A las 19:46 horas se vivió el momento más emotivo del concierto. Se pidió un minuto de silencio por los caídos en el terremoto y el Zócalo calló.

Los asistentes levantaron las manos con los puños cerrados. Algunos ojos se humedecieron. Las sonrisas cerraron los labios. 60 segundos de emociones encontradas, de frío, de tristeza, de recuerdos. Enseguida el canto del Himno Nacional. Un aplauso y un grito repetido de “¡México, México!”

El mariachi salió a tiempo para México lindo y querido, El rey y Cielito lindo en voz de Pepe Aguilar.

“Qué se le va a poder decir a quienes perdieron su familia o patrimonio. Sólo que podemos tener el México que queremos porque vimos que el corazón mexicano está más vivo que nunca”, señaló el cantante.

Pau Donés, vocalista de Jarabe de Palo, cantó Depende, Grita y La flaca. “Les admiro. México lindo y querido, México fuerte y valiente, pa’lante”, señaló Donés.

“Recordemos a quienes perdieron un techo, sus pertenencias, su familia. La reconstrucción apenas comienza. A partir del 19 de septiembre los mexicanos tomamos México. No lo soltemos”, señaló Sasha Sokol de Timbiriche antes de escuchar a la banda cantar México.

Juanes trajo consigo su ritmo colombiano con A Dios le pido, Fuego y Hermosa ingrata.

“Amo este país por muchísimas razones. Lo que he visto es muy inspirador”, dijo el de la Camisa negra.

Chayanne arrancó los gritos de las mujeres con Humanos a Marte.

“¡México! Estamos unidos mexicanos ¿sí o no? Mi gente bonita es muy duro porque es una presentación distinta a lo que estamos acostumbrados. Es para que el mundo sepa que México es fuerte y su gente tiene un corazón de oro”.

El español Enrique Bunbury interpretó junto a un mariachi Aunque no sea conmigo, Infinito Hijo del pueblo.

Siguió la chilena Mon Laferte, quien junto a Juanes interpretó Amárrame.

El español Miguel Bosé entró a escena con Nena.

“Pretendemos ser solidarios. Estamos aquí y lo estaremos siempre en este país. He traído un regalo: Ximena Sariñana”. Con ella cantó Aire soy y se despidió con Nada particular.

COMPARTIR