Funciones incompatibles: Juez y notario al mismo tiempo

La designación de Sánchez Osorio como fedataria está plagada de irregularidades

María Luisa Sánchez Osorio se desempeña actualmente como fedataria suplente en la Notaría Pública Número 6 pero al mismo tiempo es jueza de Primera Instancia con licencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del Estado de Morelos, situación que es incompatible con sus funciones.

LO QUE DICE LA LEY

La Ley Orgánica del Poder Judicial, establece en su artículo 12:

‘Todos los servidores públicos encargados de la administración de justicia están impedidos para el ejercicio de la abogacía, a excepción de la inclusive, y no podrán desempeñar cualquier otro cargo, empleo o comisión oficiales que sean remunerados…’

En su escrito con fecha 11 de abril de 2018, que presentó a los Integrantes de la Comisión de Magistrados de Administración, Vigilancia y Disciplina del TSJ; Sánchez Osorio argumentó los motivos para ausentarse temporalmente de sus funciones.

 ‘… toda vez que he sido invitada por el ejecutivo estatal a ocupar el cargo de fedataria suplente, licencia de mérito que requiero me sea autorizada a partir del trece de abril de 2018, y hasta el tiempo en que subsista el ejercicio del condigno cargo’

 Sin embargo, el puesto de Notario no es un cargo público, así lo reconoce la presidenta del Colegio de Notarios, Patricia Mariscal Vega: ‘a nosotros los notarios, el gobierno no nos paga, ni el personal, ni las instalaciones, ni tenemos un sueldo, nosotros nos hacemos cargo de nuestras notarias’.

Existe un conflicto de intereses al respecto y la Ley del Servicio Civil del Estado de Morelos así lo confirma, en el artículo 45, sobre las obligaciones de los poderes del estado y los municipios.

‘X.- Concederles licencias con goce de salario para el desempeño de comisiones sindicales que se les confieran y sin goce de salario cuando sean promovidos temporalmente al ejercicio de otros cargos como funcionarios de elección popular o de otra índole’

Al ser consultado al respecto, el Coordinador Jurídico del TSJ, Alejandro Becerra Arrollo reconoció que se otorgó un permiso sin goce de sueldo a la jueza para fungir como Notario “porque es de provecho para el Estado”.

Solo se habla de que los servidores públicos no podrán tener otro empleo, cargo o comisión con excepción de las no remuneradas en actividades, científicas, culturales, de investigación o de beneficencia.

La jueza litiga y atiende un negocio que su esposo Uriel Carmona Gándara, actual Fiscal General de Justicia de Morelos, le confirió tras ser nombrado en su cargo por el exgobernador Graco Ramírez.

 MÁS IRREGULARIDADES

En el supuesto caso, sin concederlo, la designación de la jueza María Luisa Sánchez se encuentra plagada de irregularidades:

El entonces secretario de Gobierno, Ángel Colín López autorizó, en su oficio SG/0017/2018 fechado el 24 de enero, pero con sello de recibido el 21 de febrero, para que la Doctora en Derecho, María Luisa Sánchez actué como adscrita a la Notaría Número 6 y sustituya a Uriel Carmona.

Pero para ser aspirante existe previamente un proceso para ser aprobado: un examen que consiste en una prueba teórica y otra práctica. Después su nombre se apunta en el Libro de Registro de Aspirantes al Notariado y recibe una constancia expedida por el mismo secretario.

María Luisa Sánchez aplicó el examen de aspirante a Notario y realizó sus prácticas notariales siendo jueza pues ella se desempeña en ese cargo desde el 7 de septiembre de 1998.

Independientemente de lo anterior, la probidad de Sánchez Osorio para desempeñar su nuevo cargo de Notaria es cuestionado por sus antecedentes como juzgadora.

Tiene en su haber seis procedimientos de responsabilidad en el TSJ, de los cuales: uno ya fue resuelto en su contra y se le encontró responsable, otro aún está pendiente y cuatro más se encuentran en trámite, de acuerdo con información oficial del Poder Judicial.

El Reglamento de la Ley del Notariado, artículo 27 QUINTUS, fracción II, establece que una de las causales de suspensión para el Registro de Aspirantes a Notario es «haber incurrido en faltas de probidad en el ejercicio del derecho o de sus funciones como Aspirante a Notario».

La fracción III del mismo reglamento también establece que otra causal de suspensión es «Llevar una conducta que demerite la función notarial o al ejercicio profesional del derecho».

Otra denuncia se encuentra asentada en la FGJ bajo el numeral de la carpeta de investigación SJ01/9813/2014 por delitos contra la administración de justicia, dependencia que ahora preside su esposo, Uriel Carmona por tal motivo existe un conflicto de intereses.

Por Carlos Quintero

COMPARTIR