¡Guayabazos! Medio ambiente en la agenda de nadie…

Por: Carlos Francisco Caltenco Serrano

En los últimos días ha cobrado importancia lo que sucede en dos espacios muy cercanos en la zona centro de Cuernavaca: el Parque Melchor Ocampo y la Barranca de Amanalco. Ambos sitios caracterizados por la cantidad de árboles y vegetación existente en ellos en donde incluso, hay manantiales de agua limpia y cristalina. El anuncio del Municipio de Cuernavaca de mover a los comerciantes ambulantes de la zona centro al Parque Melchor Ocampo, previa presentación de un proyecto inmobiliario, despertó la inquietud de la ciudadanía tlahuica, preocupada porque fuera invadido con estos fines, dicho parque. La propuesta inicial anunciada por Antonio Villalobos ha sido matizada y finalmente, el día de ayer miércoles 9 de octubre, el Presidente Municipal de Cuernavaca anunció que no habría tala de árboles en ese espacio.

Hay que mencionar que en éste bonito lugar hay al menos tres cuerpos de agua que nacen ahí y que por lo mismo, están limpios, y uno más que se incorpora decenas de metros más arriba que ya sufre contaminación. Este simple hecho impide legalmente que se tenga que invadir, construir o modificar el Parque Melchor Ocampo.

Hay que recordarle al Presidente Municipal que los cuerpos de agua son propiedad federal y que solo pueden ser usufructuados si media una concesión federal y que en el supuesto caso de que ésta concesión estuviera en manos del Municipio de Cuernavaca, no podría desarrollarse zona comercial alguna si no fuera con la autorización expresa de la Comisión Nacional del Agua.

Por otro lado, desde la reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011, el derecho a un medio ambiente sano y sustentable, es un derecho que el estado mexicano está obligado a procurar. Por ésta razón, cualquier amparo en materia federal promovido por un solo ciudadano, y con más fuerza por algún grupo de ciudadanos, impediría de inmediato las pretensiones del Presidente Municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos.

Lo mismo ocurre con la barranca de Amanalco, que además posee un buen número de amates, especie de árbol protegida. No puede ser invadida, solo falta que un ciudadano común, promueva un amparo federal. En éste caso particular, existe a intentona de un grupo comercial de la zona centro, de apropiarse de una parte de la barranca para hacer una entrada a su estacionamiento. Vaya absurdo, estacionamiento a cambio de un medio ambiente.

Si en éste contexto agregamos la pretensión anunciada por el Secretario de Obras estatal, Fidel Giménez quien no quita el dedo del renglón acerca de construir el libramiento norponiente, hoy disfrazado de acceso rápido al aeropuerto Mariano Matamoros, el panorama en materia de medio ambiente es sombrío para nuestro estado.  Discordante en todo sentido de lo propuesto en materia federal.

Qué triste que la protección al medio ambiente, la protección a nuestras reservas de agua dulce y las políticas públicas sustentables, no se encuentren en la agenda de los gobiernos estatales y municipales de Morelos. Qué terrible manera de honrar a la tierra que se conoce mundialmente como la eterna primavera, precisamente por su biodiversidad y por su clima tan agradable. En qué momento nuestros políticos extraviaron tan absurdamente el rumbo en que hoy gobiernan, incluso bajo el cobijo de la Cuarta Transformación del país, sin que consideren en su agenda la conservación del medio ambiente.

Fracasos rotundos se avizoran si sus pretensiones se materializan. De entrada porque como quedó claro el pasado fin de semana, hay un buen número de ciudadanos dispuestos a defender esos espacios vitales de nuestro estado.  Además, el titular de la SEMARNAT, el Dr. Víctor Manuel Toledo, hombre comprometido con la protección de nuestra biodiversidad, difícilmente va a permitirlo, lo mismo en el caso de la CONAGUA. Pero además, hoy los mexicanos contamos con el amparo y la protección constitucional en materia de derechos humanos que dejaría en ridículo la pretensión de los gobiernos que se han olvidado de la agenda ambiental y que no tienen más agenda que la de los negocios. Cómo les explico que eso ya se acabó.

loading...
COMPARTIR