“La tercia maldita pelea por mostrar quién es más ratero”: El Bronco

El candidato presidencial independiente, Jaime Rodríguez, afirmó que en el tercer debate, los abanderados de los partidos, a quienes insistió en llamar “la tercia maldita”, mostraron que son el “cáncer” del país, y volvieron a enfrascarse en el pleito para saber cuál es más ratero.

En términos escatológicos, “El Bronco” consideró que los candidatos Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador dejaron ver “la popó” que traen y todas sus perversidades.

“Ya los viste en el debate, los tres peleándose por quién es más ratero, quién ha defraudado más a México, los tres han sido acusados, los tres están siendo y van a ser investigados y el único limpiecito en este proceso es El Bronco”, apuntó.

“Si, la tercia maldita, ya vieron ustedes como los tres se sacaron otra vez los calzones, no solamente los trapitos al sol. Hoy los tres han mostrado toda la popó que traen en sus mentes y en sus perversidades”, arremetió, tras advertir que Anaya Cortés, López Obrador y Meade Kuribreña andan “nerviosos”, porque saben que tienen cuentas pendientes con la ley.

Eso puede representar una oportunidad para él, consideró Rodríguez Calderón, al confiar en que les podría dar “una sorpresa” el 1 de julio.

“Los tres andan muy nerviosos, a los tres se les ve en los ojos que traen la preocupación de todas las maldades y mañas que han cometido en su vida y toda la gente perversa que tiene alrededor de ellos”, remarcó.

“Creo que los tres traen esa preocupación, de que evidentemente están engañando a México y hoy lo demostraron otra vez en este debate: siguen engañando a la sociedad y evidentemente no fueron capaces de responder a lo que yo les dije, ¿no? La tercia maldita que hoy yo los bauticé así, pueden en cierta medida tener una sorpresa el primero de julio”, advirtió.

“El Bronco” dijo que no calificará quién ganó o perdió el debate, porque eso lo hacen los “paleros” y él no gasta recursos en pagar a personas para que lo apoyen o le digan que ganó.

Al momento de dar un mensaje al salir del debate, una mujer que se identificó como María Cristina de la Cruz, le reclamó al candidato que hace unas semanas, fue contratada por su esposa, Adalina Dávalos, y su vocero, cuyo nombre no mencionó, para convocar a medios de comunicación en Cancún, pero no se le pagó por sus servicios.

Argumentó que al acercarse a su esposa para plantearle la situación, fue ignorada y por ello, el candidato no puede hablar de honestidad, si sus propios allegados no son honestos.

Extrañado y molesto con la situación, “El Bronco” dijo no tener conocimiento de los hechos, y aunque ofreció hacer el pago reclamado, llamó “pejezombie” a la inconforme.

“Y me contrataron a mí para convocar a los medios de comunicación y tu esposa, le expuse esa situación y no pagó, y junto con ella su vocero. Soy María Cristina de la Cruz, y la señora se hizo omisa, ella dijo que no sabía y se fueron sin pagarme”, le planteó la persona.

“¿Dónde estás?, bueno ¿y tú cobras o qué?”, reviró el candidato.

“¡Claro, por supuesto, porque presto esos servicios!”, expresó ella.

“Ahorita te pago, ¿cuánto te deben o qué?”, agregó “El Bronco”.

“No lo voy a hacer público, pero sí fue una sinverguenzada, porque si tú estás hablando de honestidad, eso se me hace una verdadera sinverguenzada y sobre todo que tu esposa se haya portado de esa manera como se comportó esa vez que convocamos a conferencia de prensa”, replicó la mujer

“A ver, nosotros no contratamos a nadie. Tú has de ser pejezombi también. Y si ahorita me dices cuánto es y con gusto te pago, si hay ahí una deuda. Siempre pago yo por las cosas que tengamos que pagar, así que no te preocupes”, recalcó el candidato.

Añadió que los siguientes días, se ocupará de hacer “cierres” de campaña en distintos sitios de la República, incluyendo Chiapas, Campeche, Yucatán, Jalisco, la Ciudad de México, el Estado de México y algunos otros puntos, terminando en Monterrey, Nuevo León. Por lo pronto, abundó, este jueves visitará Cancún, en Quintana Roo.

Aprovechó para criticar que López Obrador cierre su campaña en el Estadio Azteca, lo que confirma la existencia de un pacto no solo con el presidente Enrique Peña, sino con la empresa Televisa y otros medios de comunicación.

Respecto a si él también llevó “acarreados” a la sede del tercer debate, en el Gran Museo del Mundo Maya, el gobernador de Nuevo León con licencia afirmó que no llevó a nadie. Explicó que quienes llegaron al lugar con banderas con su logotipo, fueron 30 o 40 personas que lo siguen y lo apoyan, pero no recibieron pago alguno para presentarse en el lugar a echarle porras.

Afirmó que, por la tarde, le regalaron una caguama y unos chicharrones durante su recorrido por calles de Mérida, pero nadie les pagó por ello, caso contrario a los “acarreados” de López Obrador, a quienes se les entregaron mil pesos y comida, acusó.

COMPARTIR