“Las traiciones de Sanz” la columna de Juan José Arrese

Por Juan José Arrese.

Durante los últimos meses muchas personas me han preguntado por qué utilizo la palabra “TRAIDOR” al referirme al señor José Manuel Sanz Rivera, lo hago porque lo conozco desde hace más de 20 años y lo digo con conocimiento de causa, y porque padecí en carne propia su deslealtad en esta última etapa juntos.

Desde que lo conocí fui viendo desde fuera como iba terminando sus relaciones con la mayoría de sus colaboradores o jugadores representados, pero le creía cuando me argumentaba que los “ojetes” eran los otros.

En esta lista podemos enumerar una veintena de casos, entre los que se encuentran famosos jugadores de fútbol y representantes de los mismos.

Recuerdo que cuando nos conocimos tenía como asociado y colaborador a Enrique Nieto, con el que terminó muy mal por cuestiones económicas. En ese momento el jugador más importante que representaba su sociedad era Rafael Márquez, a quien llevaron al Mónaco. Rafael, viendo lo mal que se estaba portando Sanz con Nieto rompe la relación con el español y se queda con Nieto, e incluso llevo el caso jurídico ante la FIFA. También recuerdo que Sanz no esperó ni a que Rafa pasara el duelo por la muerte de su padre para demandarlo jurídicamente por haber roto su relación laboral, al final el defensa ganó el caso con justicia.

Posteriormente, Sanz se asocia con Eduardo Hernández, con el que también termina a madrazos por lo mismo: no repartía las ganancias de la empresa equitativamente, como debe ser.

Otros ejemplos son los casos de jugadores como Gerardo Torrado, en este caso Sanz se peleó con el padre del futbolista quien encontró cosas turbias en sus contratos, o Luis García con quien sucedió algo muy parecido y también tuvo que intervenir su padre del jugador.

El último caso sonado en sus traiciones fue con la empresa española “Emart Soccer, asesoría deportiva”, presidida por el señor Eduardo Llanos Martínez, y cuya sede es la ciudad de Logroño, España. Con ellos se asocia para que Hugo Sánchez pueda dirigir en la Liga Española, ya que Sanz no tiene la posibilidad de gestionarlo directamente.

”Emart Soccer” negocia con el Almería la contratación del “Pentapichichi” en 2008, pero no contaban con la malicia de Sanz, que tras ver como un hecho la contratación de Hugo, decide cerrar por separado la transacción, dejando totalmente fuera de la jugada a la empresa que hizo el trabajo para no compartir ganancias.

Desde ese momento Hugo no ha vuelto a dirigir en España y Sanz tampoco ha colocado a un solo jugador por el desprestigio ganado tras esta jugarreta.

Hasta donde sé hoy su único representado en el tema futbolístico es Cuauhtémoc Blanco.

En el ámbito político, su comportamiento ha sido similar. Y si no que le pregunten a los hermanos Yáñez, a los que también les dio una patada en el trasero a los cinco minutos de haber iniciado el partido de fútbol.

En esta nueva faceta política aparezco yo de nuevo en su entorno y unos meses después  del triunfo de Cuauhtémoc, yo le acerco “jugadores de primer nivel” para que redondeen el equipo, se trataba de los mejores hombres y mujeres en diferentes sectores que aportarían su granito de arena para el mejor funcionamiento del Ayuntamiento de Cuernavaca, pero como se sabe, echó a la mayoría sin argumentos, y terminó traicionándome a mí también.

El más reciente capítulo de las puñaladas de Sanz se abrió con José Luis Borbolla, hasta hace unos días Presidente del PES en Morelos, a quien utilizó para apoderarse del partido y al final lanzó a la calle quitándole las riendas del instituto político, y la candidatura a la Alcaldía que tanto le prometió, aunque esto último tendrá que decidirse en los tribunales electorales.

Seguro estoy de que terminará traicionando a Cuauhtémoc en cuanto deje de necesitarlo.

Con esto doy por terminada mi telenovela con este señor.

Agur.

COMPARTIR