Mujeres exitosas y ¡Empresarias!: Jorge Matar 18/07/19

Emprendedores y empresarios

Las mujeres mexicanas se han convertido en pieza clave para incrementar el desarrollo económico del país, generando sinergias en distintos sectores productivos y han incrementado su participación como población económicamente activa, en ocho puntos porcentuales.

Hoy más que nunca la inclusión de la mujer en la vida empresarial debe ser un factor determinante en la economía de nuestro lastimado país, de nuestro inseguro estado y de nuestros municipios faltos de planeación estratégica a largo plazo, con poca inversión privada y faltos de incentivos fiscales que puedan garantizar al menos, la llegada de dinero fresco que ayude a potencializar la capacidad instalada existente y que la mediana y gran industria, decida reinvertir la totalidad de sus utilidades en nuevos conceptos que no sean los que hacen que subsistan en el día a día, gastos de operación y por supuesto, generar las provisiones para cumplir los compromisos legales hacia los trabajadores a finales de cada año, esto sin mencionar la falta de deducibilidad para los MyPIMES, base de la economía formal y generadora en mayor proporción, del PIB Estatal.

El rol de la mujer ha crecido en la sociedad exponencialmente y de manera paralela, han tenido cada vez más actividades dentro del Gobierno, en las actividades sociales, políticas, pero, sobre todo, en la empresarial.

Cada vez más mujeres son empresarias y generan empleos en el difícil mercado laboral dominado por los hombres en cantidad, pero no necesariamente en calidad, el número de emprendedoras ha crecido de manera exponencial en los últimos tres años muy por encima del PIB Nacional, lo que significa que debemos enfocar programas y proyectos productivos con una visión y enfoque femenina.

Las mujeres empoderadas y exitosas debieron haber cultivado su autoestima para sentirte capaz de construir la felicidad que quieran tener y compartir con otras sus expectativas y ganas de desarrollar empresas constituidas en su mayoría, por mujeres con responsabilidades en el hogar, con hijos y tareas diarias propias de su rol de “Ama de casa”.

Cuando una mujer se envalentona y se sabe con la suficiente confianza en sí misma, valora sus virtudes y las decisiones que decide tomar estarán sustentadas en su capacidad analítica y de un resultado final que estará muy cerca del objetivo trazado desde el principio, y que, en gran medida, será el que pueda tener un valor y resultado tangible y cuantificable a la hora de generar las utilidades esperadas o seguramente deseadas, aunque no siempre, serán las que ellas vean como la punta de lanza en la decisión de reinvertirlas y seguir creciendo, la mujer de manera natural buscara un resultado combinado entre satis – facción y empoderamiento antes de analizar el estado de resultado.

Hablar de cómo iniciar un negocio a muchas les causa emoción o temor, pero normalmente en el caso de las mujeres el miedo no existe, ¿Qué deben hacer para iniciar de manera estructurada un negocio? Empezar con la visión, la misión y luego identificar los objetivos concretos, necesitaran plasmar y convertirlo en un plan de acción real y para esto tendrán que pensar en qué estrategias usaran para lograr las metas y al final, tener la plena confianza de que las ganas, el deseo, pero sobre todo el empuje y disposición, están por encima muchas veces, de la preparación académica y de la experiencia laboral que, en la mayoría de los casos, no existe.

Las mujeres hoy en día están mejor preparadas, más dispuestas y mucho más decididas a tomar riesgos en cualquier actividad empresarial o profesional, ¿Lo dudas? ¡Pregúntale a una mujer!

Por Jorge Matar 

loading...
COMPARTIR