Partido Verde propone castigar a quien obligue a funcionarias a declinar por hombres; aunque ellos lo hacen en Chiapas

La fracción parlamentaria del Partido Verde (PVEM) en la Cámara de Diputados sorprendió a propios y extraños, al presentar una iniciativa para tipificar y sancionar la violencia política de género, en particular a quienes presionen a mujeres que hayan ganado puestos de representación popular, a ceder esos espacios a varones.

Pese a que ese partido se encuentra inmerso en el escándalo de las “Manuelitas” en Chiapas, donde decenas de mujeres ganadoras de diputaciones, regidurías y otros puestos municipales fueron instruidas por el Verde Ecologista a solicitar licencia y separarse de los cargos para que estos sean ocupados por hombres, el diputado Marco Antonio Gómez Alcantar, afirmó que es preciso hacer reformas para evitar que ese tipo de prácticas “bochornosas” se repitan.

“La mejor forma de mostrar rechazo a ese tipo de conductas, es legislando que toda coacción, presión o amenaza a una mujer para que renuncie a un cargo legítimamente ganado, sea considerado como delito, y que el sujeto activo además, vea suspendidos su derechos políticos hasta por seis años”, planteó.

“Invitamos a todas las fracciones parlamentarias y diputados independientes a que se sumen a esta iniciativa y promovamos que nunca más, nunca más este tipo de eventos bochornosos vuelvan a repetirse”, abundó.

El diputado Gómez Alcantar propuso reformas a la Ley General en Materia de Delitos Electorales y argumentó que el Verde está convencido en que los partidos deben defender y garantizar la equidad en las contiendas electorales.

Lamentó que la violencia política de género sea una constante en el país, lo que refleja la discriminación y estereotipos que se ejercen en detrimento de los derechos de las ciudadanas.

“Estamos convencidos de que para erradicar estas prácticas ya no sólo es necesario la sensibilización a los actores políticos, autoridades a la ciudadanía en general, sino tipificarlo como delito para que se investigue y sancione con todo el peso de la ley a quienes la cometan”, indica la iniciativa presentada en San Lázaro.

“Únicamente de esta manera podremos lograr una erradicación paulatina del ejercicio de violencia política y acceder a una igualdad verdaderamente sustantiva y no sólo formal”, abunda el documento.

COMPARTIR