Proponen toque de queda para jóvenes en México para reducir violencia

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), propuso a las autoridades mexicanas implementar medidas enfocadas a prevenir y reducir la violencia juvenil que incluyen “toques de queda” y terapia de choque, entre otras-

Luego de presentar los resultados de la investigación “¿Qué funciona para prevenir y reducir la violencia juvenil?”, realizada por el Laboratorio de Acción Contra la Pobreza Abdul Latif Jameel (J-PAL), Thomas Abt, investigador de la Universidad de Harvard, señaló que el objetivo del documento es ofrecer un marco de referencia para incrementar el uso de políticas informadas por evidencia en los esfuerzos para prevenir la violencia juvenil en México.

Al señalar que el 2017 fue para México el año con la tasa de homicidios mas alta registrada en los últimos 20 años, con una cifra de al rededor de 30 mil asesinatos, dijo que como en la mayoría de los países con esta problemática, el delito se concentra en hombres jóvenes en contextos de bajos ingresos, que son tanto víctimas como victimarios. Aunado lo anterior a los niveles de escolaridad bajos, la falta de oportunidades de empleo, la ruptura de vínculos familiares y el alto consumo de drogas y alcohol y la normalización de la violencia.

En este foro la USAID propone principios clave para la disminución de la violencia que incluyen “intensidad y dosis altas” de tratamientos más efectivos para el combate a la violencia; monitoreo y evaluación, capacidad financiera y técnica para su aplicación.

Señala además que es importante generar una disuación focalizada entre la policía, los fiscales, las comunidades y los proveedores de servicios que consiste en informar a los infractores crónicos de una variedad de sanciones e incluso de recompensas para disuadirlos de continuar involucrándose en actividades delictivas.

La propuesta incluye además terapias cognitivas conductuales, terapias juveniles multisistémicas; tribunales para el tratamiento de adicciones y programas de tratamiento y rehabilitación del consumo de alcohol y otras drogas, además de la regulación de la venta y consumo de alcohol a través de propuestas legislativas.

Este estudio integra también una propuesta de estrategia policial de puntos críticos que consiste en enfocar recursos adicionales para la aplicación de la ley en áreas geográficas pequeñas con altas tasas delictivas.

COMPARTIR