Rosi Orozco – Tito Quiróz

Esta semana tuve el honor de recibir a Rosi Orozco en patios de la estación en la academia de música Benning. Ella es considerada una de las 150 mujeres más valientes del mundo como una de las 50 mujeres más poderosas de México entre otros premios internacionales logró representarnos con una diputación federal.

La historia de esta semana comienza años atrás en una magna conferencia a la que fui invitado en Quintana Roo. Recuerdo recibir la llamada de la universidad Anahuac en Cancún invitándome a ser parte de los conferencistas; mi emoción era mucha porque conocería a Patch Adams el médico de la risa terapia, Felipe Calderon expresidente de México, José Hernandez primer astronauta mexicano y una de las mujeres más reconocidas de México: Rosi Orozco.

A mi sorpresa me tocaba ser parte de esta elite de conferencias y el nervio no podía esperar. Así que me senté muy emocionado en cada una de ellas y escuche atentamente. Sin lugar a dudas reí, aprendí e inspiré muchísimo mientras cada uno pasaba; Sin embargo, era el turno de Rosi. Miré con la seguridad que pasó y comentó como en su camino a la conferencia en el taxi que la llevaba al auditorio un hombre le ofreció a niños y mujeres en trata de personas.

Mis ojos se abrieron al sufrimiento de seres humanos que son esclavos en pleno siglo XXI, no podría dar crédito que no supiera sobre esto y no haber hecho nada. Al final de su conferencia nos regaló una hoja en blanco y dijo que todos necesitábamos una, para poder escribir nuestra historia, pero que también teníamos la responsabilidad de compartirla con alguien que se encuentra en situación de calle, trata o esclavitud en México.

Quedé impactado, muchas veces en mi vida he necesitado tener una hoja en blanco en mis manos, saber que soy el conjunto de todos mis fracasos, sin embargo, ninguno de ellos me define como persona, pero sin lugar a dudas me han ayudado a crecer, madurar y tener más sabiduría sobre las decisiones del presente para poder cambiar mi futuro; Eso era lo que estaba pasando en mi vida, Rosi me había confrontado con una realidad y la carga de la prueba estaba en mi cancha.

Después de esta impactante experiencia en mi vida, visité Cuernavaca, Morelos, un lugar que se llamaba la oficina donde un hombre me ofreció a niñas de 12 y 13 años en prostitución, las miré a los ojos y sentí enojo, frustración, coraje y una tremenda compasión por querer rescatar a estas pequeñas.

Recordé inmediatamente cada una de las palabras de Rosi Orozco, fue un reto que sin lugar a dudas iba a tomar, por amor a Dios y cada una de estas pequeñitas. Hoy son mis alumnas y tengo a más de 600 niños de los cuales me aseguraré que nunca más caigan en trata, situación de calle o en venta de droga en la colonia patios de la estación.

El tiempo pasó rápido y recordaba mi hoja blanca, trate de localizar a Rosi y la busque en su asociación, pero nadie me daba razón… Estoy seguro que al dedicarse a rescatar a mujeres de la esclavitud, al llegar yo y pregunte por ella, nadie me diría en donde se encuentra.

Pensé que nunca podría verla nuevamente, pero me vuelven a invitar a otra conferencia en Queretaro y estaría Rosi. Pensé esta sería mi oportunidad perfecta para poder platicar con ella, no podía esperar, mi emoción era tanta pero al darme cuenta que no me iban a dejar entrar a los camerinos donde ella se encontraba, lo único que pude hacer fue levantar mi mano después de la conferencia… Mi voz temblaba, mi corazón casi salía de mi pecho, en lo que pude articular las palabras, mientras lágrimas salían de mis ojos, le dije: Tu cambiaste me vida en una conferencia en Cancún, no me conoces, me llamo Tito Quiroz y me gustaría que visitaras patios de la estación en Cuernavaca Morelos. Me dio su contacto y cumplió su promesa.

La sorpresa, que esta semana nos visitó, era como un sueño, entre muchas emociones le platicaba cada espacio de la antigua estación de ferrocarriles, me veía y no podía dejar de llorar. La acompañó joven abogada rescatada de la trata y su chofer era un mercenario de la trata en México quien al cabo de su condena, arrepentido hoy viaja con Rosi a dar conferencias por todo el país. Su sencillez y amor impactaron mi vida, para hoy poder escribir en esta hoja en blanco esta historia en Cuernavaca.

Te regalo una hoja en blanco, la misma que Rosi puso en mis manos. Es para compartir.

Dios llene tu vida de mucho amor y servicio. Te leo, sigamos en contacto por Facebook, Instagram o Twitter.

Tito Quiroz Angulo
Director Benning Academia de Música A.C.

loading...
COMPARTIR