Se prevé un crecimiento del PIB de 2% y venta del dólar en $20

Tras una desaceleración importante en 2019, el gobierno federal prevé que el próximo año el producto interno bruto (PIB) crezca 2 por ciento, por arriba del estimado de 0.9 por ciento que aún mantiene para 2019. Ve tres riesgos internos para que esto no se concrete: que no se logre la ratificación del Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC); que las calificadoras de crédito reduzcan la nota de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la deuda soberana; y una mayor debilidad de la inversión privada.

En los criterios generales de política económica 2020, uno de los documentos eje del paquete económico, se prevé también una inflación de 3 por ciento; un tipo de cambio en 20 pesos por dólar. Un precio del petróleo de 49 dólares por barril, 10.9 por ciento abajo de lo proyectado este 2019; a la par de una plataforma de producción de crudo total de mil 951 millones de barriles diarios.

En el rubro de la deuda, anticipa que el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público, la medida más amplia de la deuda, se ubique en 45.6 por ciento del PIB, y un superávit primario –ingreso menos gasto sin incluir pago de intereses de la deuda– de 0.7 por ciento, casi la mitad del 1.3 que se estimaba en los precriterios entregados en abril.

Ese es el contexto del gobierno federal bajo el cual calcula los ingresos en 2020 y con esos supuestos repartió el gasto en el gobierno federal el próximo año (programas sociales, salud, educación, entre otros). La Secretaría de Hacienda y Crédito Pública lo advierte así: es un programa prudente y acorde con las expectativas de los mercados.

No obstante, destaca esperar que para el segundo semestre los diversos choques, externos e internos, y sus efectos negativos que se presentaron se disipen o en su caso se reviertan. Entre ellos, se espera una disipación gradual en la incertidumbre generada por las dudas en algunos sectores de la sociedad.

loading...
COMPARTIR