Vicente Fernández rechazó trasplante de hígado porque «no fuera a ser de un gay o un drogadicto»

Durante una gira mundial, a Vicente Fernández le fue detectado cáncer, luego de que los médicos encontraran una “bolita” en las vía biliares.

“Hice una gira mundial y estando en Houston me encuentran una bolita en medio de las dos vías biliares y era cáncer. Cuando me dijeron que era cáncer, interrumpí la gira”, contó el “Charro de Huentitan“.

Debido al cáncer, don “Chente” necesitaba un trasplante de hígado, que se negó a recibir, porque, dijo, no sabía de qué “cabrón” provenía, ni si era homosexual o drogadicto.

“Me querían poner un hígado de otro cabrón y les dije: ‘yo no me voy a dormir con mi mujer con el hígado de otro guëy. Ni sé si era homosexual o drogadicto”, reveló en entrevista para el programa “De primera mano”.

Por lo que Vicente Fernández decidió abandonar el hospital donde estaba internado, a pesar de que ya tenían el hígado que le sería trasplantado.

“No me querían dejar salir, me dijeron: ‘es que ya encontramos su hígado compatible. Ya viene el oncólogo’.  Me vestí y me iba a salir y me dicen: ‘por favor don Vicente, váyase en la silla de ruedas, porque si le pasa algo nos cierran el hospital’. Me subí a la silla y llegando a la camioneta me fui”, contó.

Tras negarse al trasplante de hígado, le realizaron en Chile una cirugía con ayuda de un robot. “Me dijeron de una operación con un robot. Me operaron y yo ni supe cómo fue mi operación”, agregó.

COMPARTIR