12va Acción Global por Ayotzinapa termina en trifulca y quema de propaganda electoral

16

Con una pira de fuego y humo negro de propaganda electoral (que al ser sofocada por un policía motorizado con extinguidor, se desató una lluvia de proyectiles contra los uniformados que provocaron heridas leves al propio subsecretario de operación policial capitalina, Luis Rosales), los familiares de los normalistas desaparecidos insistieron en la presentación con vida de los muchachos a ocho meses de que se les vio por última vez cuando fueron detenidos por policías municipales en Iguala, Guerrero.

Ante el retraso en su demanda de verdad y justicia en el marco de la décimo segunda acción global por Ayotzinapa, los familiares demandaron una reunión “inmediata” con el secretario Miguel Ángel Osorio Chong, con la procuradora Arely Gómez, con representantes de la Gendarmería y los expertos argentinos, “pero aún no nos dan una respuesta y las investigaciones no avanzan. La reunión de alto nivel es urgente para que se expongan los obstáculos que están teniendo los expertos argentinos y que las autoridades nos respondan,” expresó el vocero de los familiares de los normalistas rurales desaparecidos, Melitón Ortega, papá del estudiante Mauricio Ortega.

En este marco, Santiago Aguirre, abogado del Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez” recordó que las familias de los desaparecidos de Ayotzinapa “en ningún momento han roto el diálogo con el gobierno federal porque entienden que la obligación de buscar a los desaparecidos es del Estado pero hasta la fecha no se ha dado una reunión de alto nivel; desde luego que es un signo preocupante que en uno de los casos más emblemáticos de la crisis que vive México en materia de desaparecidos la nueva procuradora (Arely Gómez) no haya abierto hasta el día de hoy un espacio para reunirse con las familias de los normalistas desaparecidos,” subrayó.

Son ocho meses “de exigir que nos entreguen a nuestros hijos y seguiremos movilizándonos hasta que logremos encontrar la verdad para que no se imponga una política de olvido,” remarcó Ortega, al encabezar una protesta de casi nueve horas en la capital de la República que empezó con cuatro marchas simultáneas desde Taxqueña, Zaragoza, Indios Verdes y Auditorio Nacional que concluyó con un mitin en el Hemiciclo a Juárez.

“Ya perdimos un año de cosechas y mientras no aparezcan los muchachos no tenemos ni ganas de sembrar, ya llegaron las lluvias pero no han regresado nuestros hijos y por eso abandonamos el campo y seguimos esperando aquí hasta que nos los regresen,” señaló el señor Epifanio Álvarez, papa de Jorge, otro de los estudiantes desaparecidos.

“La política que están manejando es que haya olvido al caso de Ayotzinapa, estamos cumpliendo ocho meses de la desaparición de los estudiantes; el caso no esta resuelto y por eso seguimos los padres en lucha,” expresó Ortega.

“Hay una fuerte inseguridad en Guerrero. Son apenas 30 minutos de distancia entre Chilapa y Ayotzinapa. En Iguala,  en Acapulco, en la Montaña y en el propio Chilpancingo hay una inseguridad y el ánimo de la gente es que no va a salir a votar, que no van a participar en las elecciones ante este clima de agresiones con desapariciones todos los días y que no podemos quedarnos cruzados de brazos; los políticos dicen que todo está normal y que hay condiciones para que se realicen las elecciones pero no es así,” agregó.

Los manifestantes también hicieron un llamado para que se de la libertad a Nestora Salgado, ex líder de la policía comunitaria en Olinalá quien, dicen, no ha cometido delitos, sólo ha protestado y defendido a su pueblo. Salgado “lleva varios días en huelga de hambre, se está acabando la compañera y ese es el llamado que hacemos a las autoridades, que resuelvan los problemas porque en Guerrero hay matanzas, en Chiapas, en Michoacán, eso es algo que no podemos seguir tolerando en el país,” concluyeron.

Son las 19:23 horas y la pira sigue encendida mientras las filas de granaderos resguardan los entornos del Hemiciclo a Juárez y los comercios frente a la Alameda Central.