80% de los mexicanos desconfía del agua potable

78

Actualmente, el mercado mundial del agua embotellada está dominado por sólo cuatro empresas muy antiguas y de mucho renombre, dos europeas como son Nestlé y Danone, y dos americanas, Coca-Cola y Pepsi Co., alertan investigadores de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Un factor esencial para el dominio y expansión de las empresas transnacionales en el mercado del agua embotellada es el papel permisivo que han mostrado algunos gobiernos para otorgar facilidades a fin de que puedan operar con poca normatividad, particularmente un fenómeno que se acentúa en América Latina, expresan los doctores Delia Montero Contreras y Jorge Hernández G.

En la investigación “Gobernanza corporativa. Las empresas transnacionales del agua embotellada”, indican que es a partir del siglo XVII, tras descubrirse los primeros manantiales, a cuyas aguas se les atribuían cualidades que beneficiaban la salud, que dicho negocio comenzó a cobrar auge.

Las empresas europeas son las pioneras frente a las americanas, en embotellar tanto agua de manantial como de la red pública que purifican hasta nuestros días.

Lo anterior contrasta con el severo problema de escasez de agua que sufre, por ejemplo, México, sobre todo en zonas rurales, y el alto consumo de agua embotellada, pues según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo, 81 por ciento prefiere agua purificada y desconfía de los servicios de agua potable.

A pesar de que según cifras de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), a fines de 2013 –últimos datos disponibles– la cobertura de agua potable a nivel nacional era de 95.4 por ciento en zonas urbanas y de 81.6 por ciento en zonas rurales.

Son más de 9 mil millones de dólares los ingresos que este mercado podría obtener en el 2019 en nuestro país, en donde se consumen 26 mil millones de litros de agua embotellada, cifra que representa un 55.5 por ciento de crecimiento del sector de 2009 a 2014.

En el estudio publicado en el libro Institucionalismo y Gobernanza. Actores y Cultura en el Cambio Social, los académicos refieren que dichas empresas transnacionales consiguieron embotellar y comercializar agua que adquieren de las redes de distribución pública, ampliando su radio de acción en todo el mundo.

El mercado del agua, apuntan los doctores Delia Montero y Jorge Hernández, ha sido central en Europa, pero a nivel mundial despuntó a mediados de la década de los ochenta del siglo pasado, concluyen.