Afecta contingencia a grupos vulnerables como artesanos y comerciantes no establecidos

Juana Vargas, artesana de Xoxocotla, que oferta su mercancía afuera de dicho lugar ubicado en calle Hidalgo del centro de la capital de Morelos, asegura estar preocupada por esta situación debido a que sus ventas desde el viernes pasado han disminuido asta en un 90%

71

Griselda Abundis

Las medidas de prevención que se han implementado en Cuernavaca y en casi todo el estado ante el COVID- 19 ha generado una serie de afectaciones a diversos grupos sociales, tal es el caso de los artesanos que ofertan sus productos afuera de Catedral de este municipio.

Juana Vargas, artesana de Xoxocotla, que oferta su mercancía afuera de dicho lugar ubicado en calle Hidalgo del centro de la capital de Morelos, asegura estar preocupada por esta situación debido a que sus ventas desde el viernes pasado han disminuido asta en un 90%.

Está situación es grave para ella, toda vez que tiene a su cargo a tres hijos que saca adelante con la venta de sus artesanías y al tener poca afluencia de turistas y visitantes debido a la cuarentena y al temor ciudadano de ser contagiados para hacer frente a este virus siguen las recomendaciones de las autoridades de salud, lo cual afecta demasiado su economía familiar.

«La verdad nos ha afectado mucho, porque la gente tiene miedo, no quiere ni salir, pero yo tengo que salir todos los días porque tengo tres hijos que mantener, si no que hago», señaló la artesana afectada por la contingencia.

Ante la situación precaria que están viviendo Juana, destacó que no cuentan con el recurso necesario para poder tomar medidas de prevención como comprar guantes, cubrebocas o gel antibacterial, sin embargo procuran lavarse muy bien las manos con agua y jabón ya que es lo que tienen a su alcance.

Destacó que en su opinión lo que quieren las autoridades es generar pánico entre la población para algunos fines y por eso piden no salir de sus casas, no obstante aseveró que ella al igual que muchos otros artesanos o personas que viven al día no se pueden encerrar en sus casas ya que eso significaría un día sin comida.

Puntualizó que antes de la contingencia en un día normal su ganancia por las ventas de su mercancía oscilaban entre los trescientos pesos y en estos últimos días no ha logrado siquiera reunir los cien pesos diarios para subsistir.

Otro caso de afectación por la contingencia sanitaria del COVID19, es el de Dulce, comerciante de tacos de canasta en calle Nezahualcoyotl, quien asegura que desde la semana pasada sus ventas han disminuido hasta en un 50%.

Dulce viaja diariamente desde el municipio indígena de Xoxocotla para ofertar sus alimentos en dicha calle, la cual llega alrededor de las 10 de la mañana a instalar su pequeño puesto y ahí permanece hasta pasadas las tres de la tarde.

Relata que en un día normal, su mercancía se acaba alrededor de las tres de la tarde sin embargo con la pandemia del coronavirus y con el temor que existe entre la población quienes atienden las medidas de prevención que emiten las autoridades de salud, la afluencia de personas es casi nula lo que repercute directamente en su economía.

Destacó que es madre de familia y aunque su esposo también trabaja, sin embargo con esta contingencia en el trabajo de sus esposo han implementado medidas de prevención y están suspendiendo días de labores, por lo cual los ingresos que ella lleva a sus casa son de suma importancia para solventar los gastos.

Dulce como medida de prevención sanitaria en su negocio tiene un frasquito de gel antibacterial para que sus clientes puedan utilizarlo antes de que consuman los tacos que vende.

Confió en que pronto acabe esta contingencia, ya que, de seguir así sus ventas casi nulas, tendrán que optar por ya no venir a Cuernavaca a vender toda vez de que solo les está generando pérdidas más que ganancias.