Ahora es al revés: mexicanos abandonan EU por deportaciones y crisis económica

14

Por primera vez en décadas, los mexicanos han iniciado una nueva ola migratoria abandonando Estados Unidos para regresar a su país, empujados por los efectos de la crisis económica estadounidense, la estabilidad financiera deMéxico y el impacto de las deportaciones.

Entre 2009 y 2014, un millón de mexicanos hicieron maletas para iniciar una nueva vida en su patria, mientras que en el mismo periodo solo 870.000 tomaron la decisión de ir al país del norte, según un reciente estudio publicado por el centro de investigación Pew Research.

Los datos proceden de los censos estadounidense y mexicano, las deportaciones que hace Washington y una estimación de los cruces fronterizos de los indocumentados.

«Mucha gente pasó periodos sin encontrar trabajo o con un trabajo irregular, mientras que otros perdieron sus casas donde habían ido los ahorros de tantos años», explicó a la AFP Rubén Hernández-León, director del centro de estudios mexicanos del departamento de Sociología de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), sobre los motivos de este movimiento social.

La crisis de los últimos años pegó duro en industrias que se beneficiaban principalmente de mano de obra latina. «El ejemplo clásico es el de la construcción», señaló el experto.

Miles de mexicanos que cruzaron la frontera entre 1995 y 2005 aprovechando el «boom» inmobiliario se quedaron a partir de 2008 sin empleo y sin poder mantener a sus familias, tanto en Estados Unidos como en México.

«Desde hace unos años el trabajo se ha puesto muy difícil», contó a la AFP Salvador Rodríguez, un mexicano de 57 años que desde 2001 construye casas en Los Ángeles.

«Me vine porque la cosa estaba muy mal allá (México) y aquí era fácil ganar dólares. Pero ahora hay que luchar para conseguir algo», señaló mientras recogía sus herramientas tras finalizar una obra.

De momento no se plantea hacer maletas e irse, pero su compañero de oficio y compatriota Miguel García se siente cada vez más atraído por la idea.

«Para pasarlo mal aquí, mejor lo paso mal allí pero acompañado de mis padres y mis hermanos», reconoció este hombre de 48 años que no regresa a su país desde 2003.