Al tiempo ..Es la Economía…

VANCOUVER, BRITISH COLUMBIA - MAY 02: Former President Bill Clinton on stage during "An Evening with President Bill Clinton and former Secretary of State Hillary Rodham Clinton" at Rogers Arena on May 02, 2019 in Vancouver, Canada. (Photo by Andrew Chin/Getty Images)

Por: Javier Bermudez

Es la economía, estúpido (the economy, stupid), fue una frase muy utilizada en la política estadounidense durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992 contra George H. W. Bush (padre), que lo llevó a convertirse en presidente de los Estados Unidos.

Poco antes de las elecciones de 1992, Bush era considerado imbatible por la mayoría de los analistas políticos, fundamentalmente debido a sus éxitos en política exterior, como el fin de la Guerra Fría y la Guerra del Golfo Pérsico. Su popularidad entonces había llegado al 90 % de aceptación, un récord histórico.
En esas circunstancias, James Carville, estratega de la campaña electoral de Bill Clinton, señaló que éste debía enfocarse sobre cuestiones más relacionadas con la vida cotidiana de los ciudadanos y sus necesidades más inmediatas.

Con el fin de mantener la campaña enfocada en un mensaje, Carville pegó un cartel en las oficinas centrales con tres puntos escritos: Cambio vs. más de lo mismo, la economía, estúpido y
no olvidar el sistema de salud.

Aunque el cartel era solo un recordatorio interno, la frase se convirtió en una especie de eslogan no oficial de la campaña de Clinton, que resultó decisivo para modificar la relación de fuerzas y derrotar a Bush, algo impensable poco antes.

Andrés Manuel López Obrador convertido en el primer presidente emanado de un movimiento aparentemente de izquierda está obligado a cumplir con las enormes expectativas de un cambio verdadero que generó en una enorme mayoría de los mexicanos.

La alta aprobación que le otorga todavía la población según las últimas encuestas refleja la esperanza que tiene el pueblo mexicano en un personaje carismático que ha estado en campaña permanente desde el 2005 y que le permitió recorrer los rincones del pais, hablando con la gente y entendiendo sus demandas.

Pero una cosa es conocer a perfección las demandas del pueblo y otra es poder resolver los graves problemas que agobian al país, este es sin duda el mayor reto en la vida política de Andrés Manuel López Obrador y casi a un año de haber iniciado el gobierno de la cuarta transformación los dos principales flagelos que azotan al país como la pobre economía y la inseguridad in crescendo acorralan al presidente.

En Mayo el mandatario aseguró que en 6 meses habrá resultados concretos en materia de seguridad nacional y que en este espacio de tiempo habría un retroceso en los índices delictivos, pero esto no resultó y con el escándalo del intento fallido de detener al hijo del capo más famoso de Mexico, ocurrido justo al término del plazo que el mismo se impuso, las cosas parecen salirse de control y la desesperación se hace evidente en los más altos círculos del poder.

Surgen voces al interior de los mandos castrenses criticando la estrategia implementada por el gobierno federal y la prensa se encara frente frente al presidente de la República en una conferencia mañanera generando también un escándalo mediático.

La semana pasada el instituto nacional de estadística y geografía ( INEGI ) público que en el tercer trimestre del año El PIB tuvo una contracción de 0.4% respecto del mismo periodo en el 2018, en lo que fue la primera variación negativa desde la crisis del 2009.

Esto generó nuevo escándalo y surgió el debate entre los economistas, hay recesión económica o sólo se trata de un estancamiento como lo aseveró Alejandro Díaz de León gobernador del banco de México en días pasados, entre enero y septiembre pasados la economía tuvo cero crecimiento en comparación con el mismo periodo del año anterior, esto en reales el ambiente y se preveé que la recuperación podría retrasarse más de lo previsto.

Por si fuera poco la expectativa de incremento del PIB para el 2020 también fue recortada por 42 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero, pasando de 1.38 a 1.20 por ciento.

debido a todo esto el presidente López Obrador el día viernes primero de noviembre pidió un año más para afianzar el cambio en el país, admitió que existe un exceso de confianza de su parte y del gabinete de seguridad y expuso con estas palabras ” somos perfectibles, esto es lo que nos hace diferentes a los dioses, a el creador, somos seres humanos y todos cometemos errores. Lo importante es rectificar y no caer en la autocomplacencia y no engañar.

El presidente en una estrategia acertada admite culpas y muestra humildad pero cuánto tiempo más durará la esperanza, los adversarios políticos tienen en la palma de la mano los elementos para repetir la estrategia que le funcionó a Bill Clinton para poder ganarle la candidatura a la presidencia de los Estados Unidos a George Bush ( padre ).

A la par del avance de estos dos grandes flagelos se empieza a vislumbrar un desgaste al interior del instituto político que llevó al presidente de la república al poder, insistimos no será el mismo escenario en el 2021 que lo que ocurrió en el 2018.

loading...
COMPARTIR