Al tiempo… Morelos y el PES.

71

Por: Javier Bermúdez

A más de un año, 14 meses para ser exactos de que Cuauhtémoc Blanco asumió la gubernatura del estado de Morelos la sociedad morelense se encuentra harta y decepcionada de este gobierno por la falta de resultados, en los últimos tres meses de manera consecutiva el gobernador de Morelos aparece calificado cómo el peor de los gobernadores.

Sus antiguos aliados como actores políticos de Morena, transportistas y el obispo lo condenan, a tan solo un año de gobierno sus aliados se deslindan de él y el escenario político está enrarecido por la falta de conducción política y liderazgo del futbolista.

Pero quién fue el artífice de tanto desatino, quién condenó a Morelos al precipicio, de esto hablaremos.

Un día despues de la visita del presidente de México Andrés Manuel López Obrador a coatetelco en la plaza de armas de cuernavaca frente a palacio de gobierno cuauhtémoc Blanco encabezó un acto político del Partido Encuentro Social, en donde un personaje siniestro tomó protesta
como presidente estatal de este partido.

Ahí en ese evento se marcó la línea política del Gobierno estatal, apoyo total al PES no a Morena.

En días recientes un escándalo mas del súper delegado en Morelos Hugo Erick Flores al aparecer en un vídeo haciendo comentarios inapropiados y fuera de contexto exhibiendo al presidente de México hablando mal de su propio movimiento ( Morena ) explica claramente la naturaleza de este partido de ultraderecha y claros tintes conservadores y religiosos.

Pero quién es Hugo Erick Flores y de dónde viene, la historia es más que pragmatica, aterradora y deja ver las grandes incongruencias de Andrés Manuel López Obrador al haber aceptado al PES como aliado y haber condenado al estado de Morelos a la peor crisis de su historia bajo el control del PES y de un gobernador irresponsable e incapaz.

Pero porque los morelenses fuimos víctimas de esta desicion pragmatica, que hicimos para merecer esto, no acaso hemos siempre votado en forma mayoritaria por Andes Manuel López Obrador, porque nos pagó así, que le hicimos para merecer tal castigo.

Todos señalan a Miguel Ángel Osorio Chong y Murillo Karam cómo los artífices del partido ultraconservador y cristiano, son sus creadores y esto ocurrió porque antes de que Enrique Peña Nieto decidiera postular a José Antonio Meade Kuribreña como candidato a la presidencia de la república, el ex secretario de Gobernación vislumbraba la debacle de su partido y entendiendo la fortaleza de la iglesia evangélica decidió crear un poderoso aliado, sin embargo Osorio Chong no resultó ser el candidato y decidió en una alianza perversa con AMLO otorgarle el apoyo del partido conservador, de hecho el estado de Hidalgo fue clave para que el PES conservara su registro y le otorgara en 2015 un puñado de legisladores que, sumados a los del Verde y el Panal, le dieron una cómoda mayoría al PRI en la Legislatura de la Cámara de Diputados, clave para el cierre del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Pero que de escandalosa tiene la alianza entre el PES y Morena? Todo: no hay manera de racionalizar la fusión de ideologías aparentemente distintas. Y no es que López Obrador tenga un largo historial de posicionamientos progresistas, pero se ha arropado de figuras tales que han servido para pagar la cuota dentro de su agenda. Pero identificado como luchador social y autoproclamado líder de izquierda, su agenda siempre ha distado mucho de seguir las causas que en todo el mundo se defienden y se suscriben como parte de ese progresismo que abanderan movimientos y líderes mundialmente reconocidos. AMLO no es Michelle Bachelet, quien promulgó la ley que despenalizó el aborto en Chile y envió una iniciativa al Congreso de ese país para hacer lo mismo con el matrimonio igualitario. AMLO quería enviar ambos temas a una discusión que se resolviera con una consulta a los ciudadanos. López Obrador, sabíamos, entiende que los derechos se consultan y se deciden, aunque éstos no incidan directamente en las personas que toman la decisión.

El PES, es la antítesis del movimiento progresista: es el partido que cuestiona la laicidad del Estado; el que reprueba la educación sexual, el desarrollo de la personalidad como un derecho de cada individuo; el que defiende a la “familia”; el que entiende el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer; el que asegura que la educación sexual es pornográfica, por lo que no deben crearse políticas contra la transmisión de enfermedades o el embarazo adolescente; el que protege la vida desde la fecundación; es el partido que quiere darle voz en radio y televisión a la fe evangélica, para hacerla único referente religioso en el país, haciendo a un lado los otros dogmas, mandando al carajo la libertad de culto. Encuentro Social es el partido del desencuentro, el que concibe a un México bajo consignas religiosas incuestionables. Es el que quiere una sociedad dividida: los que siguen sus leyes y los que no, y que, de facto, se convierten en el enemigo a erradicar. Es el partido que no cree en la ciencia ni en lo que provee, porque todo lo basan en ideologías de culto. Ése es el PES, partido que camina junto a AMLO y quién postuló a Cuauhtémoc Blanco como gobernador de Morelos.

La alianza PES – MORENA dejó en el desamparo a los militantes de izquierda de Morelos, también dejo extraviados a los militantes y actores poliitcos de Morena quienes no alcanzaron posiciones en el gobierno estatal y representa la unión que confirmó, a quienes todavía lo dudaban, el conservadurismo del líder y fundador de Morena.

No fue una jugada electoral, fue una sacudida que quitó el velo a un movimiento que se sirve de lo que sea y que tristemente traiciona a los que por décadas han apoyado sus causas.

El PES a lo largo de su historia se ha envilecido y se ha obsesionado por el poder, fué Aliado del PAN y de Felipe Calderón en 2006; impulsor dea Jaime Rodríguez el Bronco en Nuevo León en 2015, y respaldó al priista Alfredo del Mazo en el Estado de México , el pragmático PES ha sido y es víctima de sus ambiciones, pactar con todos sin distincion de ideologías los ha llevado a la locura como el caso de Morelos en donde al ganar su primera gubernatura a un año lejos de cosechar triunfos cosecha el desprestigio y el fracaso no de un futbolista con suerte sino de un proyecto político tenebroso, pragmático y ambicioso.

------------------
loading...