Alerta CONDUSEF ante falsas notificaciones de cobranza extrajudicial

168

CONDUSEF Morelos alerta a la población que si al realizar la labor de cobranza, algún despacho extrajudicial del sector bancario te ha acosado, amenazado e incluso insultado, recuerda que este tipo de malas prácticas se encuentran reguladas desde el área de las instituciones financieras, ya que muchos de ellos incurren en malas prácticas, por lo que es necesario que cuentes con los conocimientos suficientes de Educación Financiera para que en caso de necesitarlo, las personas exigir sus derechos que establecen las Disposiciones de Carácter General aplicables a las Entidades Financieras en materia de Despachos de Cobranza como:

  1. Los despachos no pueden marcarte antes de 7:00 am o después de las 10:00 pm. 
  2. No deben utilizar nombres o denominaciones que se asemejen a las de instituciones públicas. Ni enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales u ostentarse como representantes de algún órgano jurisdiccional o autoridad.
  3. Abstenerse de establecer registros especiales, distintos a los ya existentes, listas negras, cartelones, o anuncios que hagan del conocimiento del público la negativa de pago de los deudores.
  4. Deben de Identificarse plenamente. dirigirse al deudor de manera respetuosa y educada con Nombre completo; denominación o razón social del Despacho de Cobranza; Entidad Financiera que otorgó el crédito, préstamo o financiamiento de que se trate; contrato u operación motivo de la deuda en que se basa la acción de cobranza; monto de la deuda y fecha de cálculo; condiciones para liquidar el adeudo; domicilio, correo electrónico y número telefónico de la unidad administrativa de la Entidad Financiera que recibirá las quejas por malas prácticas de cobranza. Lo cual en este caso del ejemplo no cumplen.
  5. Nadie puede ser encarcelado por una deuda de carácter civil con una institución crediticia como bancos y SOFOMES. 

Durante este mes de septiembre en CONDUSEF Morelos dos usuarios de servicios financieros interpusieron queja hacia despachos de cobranza, los cuales de manera arbitraria, se ostentan como representantes de algún órgano jurisdiccional o autoridad, en este caso como el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos o con la utilización de los logotipos del Gobierno del Estado de Morelos. Dichas notificaciones carecen de identificación respecto a la información del crédito financiero y amedrentan al usuario al hacerse pasar por autoridad judicial.

Cabe recordar que un despacho de cobranza, No es una institución financiera, sin embargo, este actúa como intermediario entre la Entidad Financiera y el Deudor, con el propósito de requerir extrajudicialmente el pago de la deuda, así como, negociar y reestructurar los créditos, préstamos o financiamientos que presentan un atraso en sus pagos; sin embargo la formalización del convenio deberá realizarse siempre con la Entidad Financiera que te otorgó el crédito. Nunca realices pagos a un tercero. 

Aun algunos despachos pretenden seguir con sus malas prácticas y mencionan que te pueden “embargar” o “arraigar” porque así lo permite la ley. Para tales acciones debes levantar tu queja y no dejarte intimidar ante el Registro de Despachos de Cobranza REDECO (www.gob.mx/condusef)

Con la Reforma Financiera la ley prevé la “Retención de Bienes” y la “Radicación de Personas”, términos que suenan un tanto escabrosos, en el primer caso, significa que quién te prestó, quién te dio un crédito, pueda pedir la retención del bien porque no está seguro que al final le pagues, y para eso deberá demostrarlo. Por su parte, la radicación de personas, no implica que te encarcelen o cataloguen como un delincuente, y aplicará sólo si un juez te pide no abandonar el lugar donde radicas o que, en caso de ausencia, dejes un representante en tu nombre.

Así es que no permitas que algún despacho de cobranza utilice estos términos en sus comunicaciones, ya que están incurriendo en una falta, ya que ellos no son la autoridad competente y tener presente que sólo aplica un embargo, cuando es ordenado por un juez, dentro de un procedimiento jurídico, del cual debes ser notificado legalmente.