Ancianos sufren violencia por parte de sus familiares

53

Por increíble que parezca, las personas de la tercera edad también llegan a ser víctimas de violencia, siendo la psicológica y patrimonial las más recurrentes, y las más dolorosas para ellos porque este problema social viene por parte de sus hijos u otro tipo de familiares

Tanto hombres como mujeres de la tercera edad son más vulnerables porque son como unos niños, y por lo mismo son afectados emocionalmente pues nunca se imagen que a las personas que les dieron amor y cuidados sean ahora quienes los estén corriendo de sus casas, se quedan con su dinero o sus pensiones, y los abandonen como si se trata de muebles.

Esta violencia se da más en zonas urbanas que en las zonas rurales porque en éstas últimas los hijos respetan mucho la palabra del padre o la madre, pues aun cuando éstos no dejaron testamento o algo por escrito, los hijos hacen valer la palabra empeñada de sus progenitores.

Eduardo Flores Juárez, director jurídico en la delegación de Puebla del Instituto Nacional de las Personas Adultos Mayores (INAPAM), apuntó que como parte del servicio que ofrece en las oficinas del organismo en una semana de 5 días laborales acuden en promedio 20 adultos mayores para solicitar la asesoría legal por ser víctimas de violencia.

El abogado comentó en entrevista con Notimex que para darle agilidad a la resolución de la asesoría se acude personalmente al domicilio de la persona afectada para entrevistarse con los familiares “porque si se les cita por escrito pueden pasar cuatro llamados y los familiares no acuden”.

“La mayoría de las personas de la tercera edad que viene a pedir la asesoría legal vienen con el mismo patrón de conducta. El papá o la mamá le da todo sus bienes a sus hijos para protegerlos cuando en realidad les están haciendo un mal, pues al paso de poco tiempo los hijos se desentienden de los padres y comienzan a vivir el maltrato en sus diferentes formas. El dinero y las propiedades llega a cambiar a la gente”, dijo.

Recordó varios casos de violencia, pero relató el de una señora de 82 años de edad que llegó un día a las oficinas del INAPAM con varios golpes en el cuerpo, acusando que su hijo la golpeaba físicamente y su nuera la lastimaba dejándola sin comer.

“Acudí al domicilio de la víctima para testificar lo que señalaba y pude comprobar como el refrigerador estaba rodeado por una cadena y cerrado con candado para que la víctima no comiera; incluso, la señora vivía en un rincón de la casa, de su propia casa. Era un espacio lleno de suciedad pero ese fue el que le asignó su hijo un año después que su madre cometió el error de recibirlo en su casa para ayudarlo porque económicamente él no estaba bien”, describió.

Flores Juárez comentó que a todas las personas les recomiendan que se asesoren bien legalmente porque muchas piensan que al heredarles la casa a sus hijos se están protegiendo, cuando en realidad es lo contrario.