Autodenominado grupo ecoterrorista se adjudica el asesinato de Lesvy en la UNAM

23

El grupo autodenominado Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) se adjudicó la muerte de la joven Lesvy Berlín Orosio Martínez, cuyo cuerpo fue hallado el pasado 3 de mayo en las inmediaciones de Ciudad Universitaria.

A través del blog Maldición Eco-Extremista, el grupo se responsabiliza de tres asesinatos y el abandono de un artefacto explosivo en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Lo habíamos advertido desde un comienzo… nos responsabilizamos de los siguientes actos perpetuados: Domingo 30 de abril, asesinato de dos individuos a las orillas del “Monte Tláloc”. Jueves 4 de mayo, abandono de un artefacto incendiario en el salón p 104  de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Nos responsabilizamos del homicidio de otro ser humano en Ciudad Universitaria el día 3 de mayo.

Mucho ha surgido después de encontrar a este maldito ser recargado sin vida en el teléfono público “que si sufría de alcoholismo, que no era estudiante, que si esto, que si aquello”, pero ¿Qué más da? Es solo una masa más, es solo un maldito humano que se merecía la muerte, ¿qué más da si era del sexo femenino? (aquí las feministas se alocarán), ya dejen de quejarse y mejor pónganse al tiro, (no sólo mujeres si no también hombres) ya que cualquiera puede ser el siguiente [SIC]”, señaló la agrupación.

En dicho blog explican que este grupo no es revolucionario, sino que se enfrentan a todo lo que va en contra de los instintos salvajes y la naturaleza, por ello aseguran que el ser humano es un virus que afecta la tierra y que «debe dejar de existir».

Ahora todos temblarán e irán con pánico a sus aulas, sin darse cuenta, estaremos vigilando cada paso que darán para así causar otra víctima más”, aseguran.

La Procuraduría General de Justicia capitaina (PGJ) informó que la joven no es estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De acuerdo con la carpeta de investigación FCY/COY-1/UI-1C/D/1099/05-2017, la joven fue encontrada a las 07:00 horas del pasado miércoles. El cuerpo estaba suspendido con un cable telefónico atado al cuello, en una caseta telefónica que se encuentra entre la Facultad de Química y el Instituto de Ingeniería en Ciudad Universitaria (CU).