Autoridades aseguran que asesinato de sacerdotes en Taxco no tuvo que ver con el crimen organizado

25

Autoridades de Guerrero, precisaron datos sobre la investigación que realizan por el asesinato de los sacerdotes Iván Añorve y Germain Muñiz, quienes murieron la madrugada del 5 de febrero en Taxco, Guerrero. Aunque en un inicio se habló de grupos criminales, hoy las líneas de investigación han cambiado.

 Hoy autoridades de Guerrero, precisaron datos sobre la investigación que realizan por el asesinato de los sacerdotes Iván Añorve y Germain Muñiz, quienes murieron la madrugada del 5 de febrero en Taxco, Guerrero. Aunque en un inicio se habló de grupos criminales. Hoy las líneas de investigación han cambiado.

Grupos delictivos contrarios ubicaban al padre -Germain- como perteneciente a un grupo delictivo, en razón de las fotografías y notas que circularon en redes del sociales del sacerdote Germain Muñiz García; lo que desencadenó el ataque armado a las hoy víctimas” señaló Xavier Olea, Fiscal General de Guerrero.

Hace 9 días, esta era una las líneas de investigación más fuertes que tenía la Fiscalía de Guerrero, por la muerte de 2 sacerdotes en Taxco. Las fotografías que el padre Germain Muñiz se había tomado hace medio año con armas largas y acompañado de personas encapuchadas.

Hoy el vocero del Grupo Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, confirmó a Imagen Noticias que estas fotos no tuvieron relación con los asesinatos, y sólo fue un indicio que perdió importancia en la investigación.

También precisó que al terminar la Feria de la Candelaria en Juliantla, a donde asistieron los padres, hubo un conflicto.

Aconteció una fricción entre algunos vehículos al momento de la salida del baile, dentro de los cuales se encontraba el vehículo donde viajaban los sacerdotes y sus acompañantes, al cual se dio alrededor de las 3:30 de la mañana” dijo Roberto Álvarez Heredia, vocero del grupo de Coordinación de Guerrero.

Según las autoridades, después de este altercado, al salir de Juliantla, los sacerdotes y sus cuatro acompañantes viajaron por la carretera Taxco-Tehuilotepec, cuando a la altura de una distribuidora de gas, otro vehículo los alcanzó, y mientras los rebasaban comenzaron a dispararles.

El gobierno de Guerrero ahora toma como su principal línea de investigación estos hechos, y ha dejado atrás un posible conflicto previo con grupos criminales, línea de investigación que había sido criticada fuertemente por el obispo de Chilpancingo Chilapa.