Cerca de 500 familias de Cuernavaca se beneficiarán con el Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaría

18

En el marco de la Sesión del Consejo Municipal de Desarrollo Rural Sustentable del Municipio de Cuernavaca (COMUNDERS), se presentaron los lineamientos para la implementación del Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaría (PESA) 2016, para las localidades elegibles del municipio consideradas dentro de los polígonos de la Estrategia Nacional Cruzada Contra el Hambre.

Durante la cuarta sesión del COMUNDERS,  personal técnico de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGARPA), explicó los beneficios de PESA para el municipio de Cuernavaca, cuya meta de atención que se tendrá en este proyecto estratégico es de 488 familias que se verán  beneficiadas cubriendo en promedio 31 colonias elegibles de la capital.

Oscar Santos Martínez, Director General de Desarrollo Rural Sustentable, informó que derivado de los acuerdos realizados entre el Delegado de la SAGARPA, Rafael Ambríz Cervantes y el presidente municipal, Cuauhtémoc Blanco Bravo, se logró gestionar recursos que permitirán atender a personas que se encuentren dentro del rango de alta y muy alta marginalidad, lo que coadyuvará a contrarrestar los índices de necesidad alimentaria en un sector de Cuernavaca.

La implementación de huertos de traspatio y gallinas ponedoras  son parte de los proyectos estratégicos que trabajara la Dirección de Fomento Agropecuario del municipio, en coordinación con la SAGARPA, estos proyectos permiten la replicación en casa, además de que  integra a la familia, la comunidad y otros actores; siendo además un medio de vida para generar alimentos e ingresos.

Por su parte técnicos del Comité Estatal de Sanidad Vegetal del Estado de Morelos (CESVEMOR), presentaron los programas de capacitación y prevención  para los sistemas producto de Aguacate, Ornamentales y Acuícola, a fin de prevenir plagas y enfermedades en cultivos y en cría de pez carne.  

Finalmente cabe mencionar que para acceder a estos apoyos los productores deberán ser partícipes de un programa social, además de disponibilidad de espacio y de agua, en el caso de los huertos de traspatio y gallinas ponedoras.