Cierra el programa Jóvenes Trenes del Sur en el Festival Cervantino

21

Luego de la cancelación del concierto programado para el viernes 23 de octubre a las 20:00 horas a causa de la lluvia provocada por la entrada del huracán “Patricia” a territorio mexicano, a partir del mediodía del sábado 24 de octubre, las bandas Electrafic, Monodram, Meteora, 300 Rubias Suicidas, Los Pápalos, MalMalario y Señor Atómico ofrecieron la última presentación de talento morelense emergente en la XLIII edición del Festival Internacional Cervantino en Guanajuato.

Electrafic, compuesta por Edson, Augusto Herrero y Patrick Jordan. Con dos años de experiencia en la escena local, ofrece rock alternativo intenso, exótico y energético, generando melodías amistosas, atmósferas envolventes y explosivos riffs. Su primer demo está en postproducción y será publicado en días próximos.

Monodram, con su primer material discográfico presentado hace poco en el Teatro Ocampo de Cuernavaca, lo llevó al Cervantino y busca llevar al Distrito Federal para continuar con el intenso y comprometido trabajo que llevan a cabo desde hace diez años. “Vinimos a disfrutar el show como si fuera cualquier otro, a compartir nuestra música con quien se acerque al escenario —declaró Nazario Meshoulam en entrevista al término del concierto—. Nos gusta mucho tocar en escenarios grandes porque podemos tocar súper duro los amplis y pegarle macizo a la bataca, y hemos disfrutado tener un soporte técnico grande para poder tocar como nos gusta.” Las canciones de Monodram describen una visión oscura de la sociedad, un estado de ánimo plasmado en su reciente videoclip para el sencillo “Nada Cambia” de su disco homónimo.

Meteora, que representa una propuesta dentro de los territorios del pop-rock emergente, ofreció en Guanajuato una muestra de su sonido en constante cambio, pero siempre conducido por un afán de melodías melancólicas y seductoras. Sobre el escenario, la banda mostró una manta como pronunciamiento hacia la situación social violenta por la que atraviesa el país, convocando a enfrentarla con una actitud de cambio positivo.

Fernando Rivas, Cristóbal Sánchez y Ricardo Alonso “Peltre” de 300 Rubias Suicidas, con una trayectoria de dos años, mostraron su interés por dar peso e importancia a temas, de acuerdo a su perspectiva,  no se están tocando lo suficiente y que ameritan un énfasis mayor. Con letras incendiarias, 300 Rubias Suicidas vierte críticas enfurecidas hacia la corrupción de la vida pública del país en todos sus ámbitos y el deterioro de todas sus formas existentes.

Alrededor de las 14:00 horas, Los Pápalos tomaron el escenario para ofrecer “maciza”, el adjetivo con el que el propio grupo nombra el género de su característico rock que convive con atmósferas y secuencias generadas electrónicamente. “Insomnio”, “Darmaúl” y “Ortoman y el Niño Poronga” fueron algunas de las piezas interpretadas por el dúo formado por Lolo Parral en la batería y Diego Icaza en la guitarra.

Les siguió el quintento de Malmalario, un proyecto en el que el hip-hop, el rock y el funk se complementan para contar historias jocosas de la vida fraternal entre amigos que conviven en la urbe.

Las actividades de música emergente culminaron con la presencia de Señor Atómico en el escenario, una banda de larga trayectoria, referente de la música morelense que con cortes como “Feliquito yeyé”, “Se dice atómico” y una versión de “Misirlou”, fusionaron el siempre estimulante surf con punk, rockabilly, stoner, funk, hardcore y metal en la Ex Estación del Ferrocarril para cerrar el ciclo “Jóvenes Trenes del Sur” del Festival Internacional Cervantino de 2015.