CNTE se manifiesta en Oaxaca y diferentes puntos del país

23

Miles de agremiados a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), salieron a las calles de la ciudad de Oaxaca para reprobar el uso de la fuerza para liberar carreteras y acallar su protesta en contra de la reforma educativa.

Luego de que este fin de semana se registraron enfrentamientos violentos entre la Policía Federal (PF) e integrantes de la Coordinadora, los cuales dejaron ocho personas muertas, así como 109 lesionados y 21 detenidos, según han reportado el gobernador de la entidad, Gabino Cué Monteagudo, y el comisionado de la Policía Federal (PF), Enrique Galindo.

Sin liderazgos visibles, dado que su secretario general Rubén Núñez Ginez y el secretario de Organización, Francisco Villalobos Ricárdez permanecen recluidos en un penal federal acusados de lavado de dinero y robo de unos 10,000 libros de texto, los trabajadores de la educación exigieron la salida del gobernador de la entidad.

¡Ni con tanques, ni metralla, al pueblo se le calla!, corearon mientras recorrían cerca de 5 kilómetros para protestar por el uso excesivo de la fuerza en el desalojo de Asunción Nochixtlán.

Este lunes, durante el paso por la sede del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), los manifestantes intentaron tirar la reja de acceso al organismo educativo, así como lanzaron cohetones a los uniformados que lo resguardan.

Ya en el primer cuadro de la capital, el contingente de trabajadores de la educación, organizaciones sociales que apoyan la lucha magisterial y popular en Oaxaca, se toparon con los restos de madera, llantas y hasta refrigeradores utilizados anoche como barricada para contener una eventual incursión policial para desalojarlos del zócalo.

En el mitin político, los oradores, uno a uno exigieron la renuncia del gobernador, Gabino Cué Monteagudo al incumplir con su promesa de toma de protesta (1 de Diciembre de 2010), “nunca más usar a la policía contra el pueblo de Oaxaca”.

En la movilización de este lunes, no se reportó ningún otro incidente violento durante la marcha, en donde prevaleció la demanda de justicia para los ocho caídos durante la incursión policial con armas de fuego en la población mixteca de Asunción Nochixtlán.

También el pintor juchiteco, Francisco Toledo lamentó los hechos de violencia, luego de participar en una “barricada cultural” junto a escritores y artistas locales, y se pronunció por privilegiar el diálogo y la concertación entre la CNTE y los gobiernos estatal y federal y terminar con el uso desproporcionado de la fuerza, “es una barbarie lo que ocurrió ayer en Oaxaca”.