Comerciantes aseguran que es mejor no contar con ‘apoyos’ otorgados por el gobierno estatal

33

Comerciantes del centro de Cuernavaca aseguran que es mejor no sacar los créditos que ofrecen en la secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno ya que eso les genera estar en una situación económica más difícil ya que las ventas continúan a la baja pese al semáforo en color amarillo.

Francisco González, comerciante de puesto de revistas, señaló que en su caso no quiso solicitar uno de esos préstamos, ya que eso le generaría más deudas, por lo cual prefiere invertir poco pero sin verse más afectado económicamente ya que las ventas han estado demasiado bajas aún en el color amarillo del semáforo epidemiológico.

«A pesar del semáforo en amarillo que se ve un poco más de gente las ventas siguen bajas, el problema es que la gente no tiene dinero, si hay más fluidez de gente pero sin dinero pues viene siendo igual», señaló.

Así mismo destacó que las bajas ventas se deben a que por un lado la pandemia dejó estragos económicos en toda la sociedad y ahora lejos de comprar cualquier revista o periódico las personas prefieren comprar algo de primera necesidad y por el otro se debe a la inseguridad que se ha desatado en la entidad ya que ante el temor de ser víctima de algún delito, la sociedad prefiere salir lo menos posible a las calles y de hacerlo lo hacen solo para hacer sus actividades importantes, por lo cual ellos como comerciante ven afectadas sus ventas.

«Pues si en lo que es aquí en el centro se ha visto un aumento de inseguridad y ya no se ven los rondines de la policía ni mucho menos una vigilancia real», mencionó.

Agregó que el llamado que le hace a las autoridades es que implementen estrategias de seguridad concretas que puedan dar resultados para que la sociedad pueda salir a las calles sin temor, así mismo que se realicen buenos spots para a promover el turismo en la entidad ya que con ello se reactivaría más la economía.

Por último puntualizó que por otro lado también las inversiones que los padres de familia hicieron en el regreso a clases en la compra de computadoras, en textos y material virtual dónde gastaron más que si los niños estuvieran en aulas, esta situación está afectando también ya que los padres prefieren invertir en la educación de sus hijos que en comprar otras cosas en la calle.