Tips de alimentación: “Comprar inteligentemente en el supermercado” la columna de Nutrición por Vanessa Narváez

137

Por: LN Vanessa Narváez Velázquez

Especialista en Enfermedades Crónicas no Transmisibles de Origen Nutricional

OPCIONES SALUDABLES

vanessa.opcionessaludables@gmail.com

310-1083 /3-18-5828

Los buenos hábitos empiezan mucho antes de llevar los alimentos a tu boca. Por eso, aquí encuentras las mejores estrategias prácticas para que logres comprar de forma inteligente.

Qué compras cuando vas al supermercado? Son realmente compras saludables? Ir de compras cuando tienes mucha hambre siempre permitirá que compres cosas por antojo y no porque realmente valgan la pena o porque las necesites, ir con hambre al super definitivamente hará que comas de forma inadecuada. Elige lo mejor, planea, lleva una lista de lo que necesitas para tu semana.

Cuando estamos hambrientos en el supermercado, es imposible resistir la tentación, teniendo delante de nuestros ojos, todos esos alimentos con muchas calorías. Tu cuerpo en ese momento necesita energía y tenerlo al alcance es un estímulo muy fuerte para tu cerebro.

Ir al supermercado con el estómago lleno, evita comprar esos “antojos” porque tienes la capacidad de detenerte y pensarlo una vez más antes de seleccionar uno u otro alimento.

Analiza detenidamente cada alimento que pongas en tu carrito.

Otra estrategia, es mantenerte ocupado analizando los productos que seleccionas. De esta forma estarás controlando tu impulso, porque tu mente estará desviando tu atención en decidir cuál es la mejor opción.

Lee muy bien la etiqueta de los productos y evita alimentos que contengan muchos azúcares dentro de los primeros ingredientes.

Fíjate en la fecha de caducidad. Algunos productos tienen descuento por estar a punto de caducar. Revisa bien las etiquetas y si no vas a utilizar ese alimento hasta dentro de unos días, te aconsejo que tomes el producto que esta hasta el final del estante.

¡Prueba superada! Lograste evitar las tentaciones en casa.

Si superaste la misión y compraste sólo lo que estaba en tu lista, puedes estar seguro que tu alimentación mejorará completamente. La clave de todo está en informarte y planear.