Con 600 disparos asesinan al alcalde de Pungarabato, Guerrero

37

El alcalde de Pungarabato, Guerrero, Ambrosio Soto Duarte, fue asesinado la noche del sábado pasado cuando fue emboscado en la carretera Federal Ciudad Altamirano-San Lucas, en el estado de Michoacán.

De acuerdo con los reportes policiacos, el atentado fue perpetrado en la zona conocida como curvas del Cajón a las 22:30. En el ataque también murió su chofer y uno de los agresores, además de que fueron heridos dos policías federales que estaban asignados como escoltas de Soto Duarte después de que el propio alcalde denunciara amenazas de muerte en su contra por parte de un grupo del crimen organizado de la zona.

El presidente municipal regresaba de Huetamo, Michoacán, después de atender unos negocios de su padre durante el mismo sábado. De vuelta a Pungarabato fue atacado por un grupo armado que le cerró el paso a la entrada de Riva Palacio, Michoacán, localidad vecina al municipio que gobernaba. La policía recibió el aviso de lo ocurrido cerca de las 11 de la noche.

De acuerdo con las indagatorias, los agresores atravesaron varias camionetas en la carretera para impedir el paso del presidente municipal, a quien dispararon con armas de alto poder.

Fue el pasado 7 de julio, en conferencia de prensa,  que el alcalde perredista denunció que un grupo del crimen organizado lo había amenazado de muerte e incluso afirmó  que, según los datos que él tenía, planeaban asesinarlo en la temporada de graduaciones en las escuelas.

“Mataron a mi primo, estoy amenazado por la delincuencia organizada”, escribió el 8 de julio en Twitter el alcalde de Pungarabato, cuya cabecera municipal es Ciudad Altamirano, uno de los principales puntos de actividad comercial en Tierra Caliente.

El PRD, en voz del presidente de su Consejo Nacional, Ángel Ávila , condenó lo ocurrido y lamentó que ni el gobierno federal ni el estatal  le hayan proporcionado seguridad a Soto Duarte después de que éste denunciara  esas amenazas de muerte.

Ante ello, el gobierno de Guerrero señaló ayer mismo: “Las declaraciones que el propio alcalde Soto Duarte hizo en el sentido de solicitar mayor seguridad fueron atendidas siempre con oportunidad, por lo cual llama la atención que haya realizado el viaje en el que perdió la vida a sabiendas que había sido reiteradamente amenazado, como él mismo lo señaló, por un grupo delictivo. Y que dicho viaje lo haya hecho en horas inconvenientes en una zona de alta peligrosidad. Conviene reiterar que el homicidio se cometió en el estado de Michoacán”.

“Desde enero, Soto Duarte solicitó y fue atendido con la protección de efectivos de la Policía del Estado, la cual le brindó apoyo de seguridad tanto a él como a su familia.

“El día de los hechos, el propio Soto Duarte solicitó a la Policía del Estado mantenerse en Pungarabato para la protección de su familia, saliendo él hacia Huetamo, Michoacán, solamente con sus efectivos de la Policía Federal”, añadió.

Posteriormente, en conferencia de prensa, el Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, lamentó lo ocurrido y señaló que canceló una gira de trabajo por la Costa Grande para atender el caso.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado de Guerrero solicitó a las autoridades de Michoacán pedir a la Procuraduría General de la República que ejerza su facultad de atracción en el caso de este homicidio.

El fiscal de Guerrero, Xavier Olea Peláez, consideró que existen elementos jurídicos suficientes para realizar la solicitud a la Federación dado que en los hechos se emplearon armas de uso exclusivo de  las Fuerzas Armadas.