«Conociendo la ciencia económica» por Gerardo Valencia

36

Gerardo Valencia Reyes[1]

La economía, como ciencia es considerada como tal, a partir de que Adam Smith, partidario de la filosofía clásica da a conocer al mundo su libro: “La Naturaleza y Causa de La Riqueza de las Naciones”. Se conoce como la primera gran aportación a la economía política, donde sintetiza los conocimientos preexistentes de pensamiento económico, para configurar la escuela clásica liberal. En esta obra se aplica por primera vez principios de investigación científica para explicar desde un ambiente microeconómico la dinámica de la estructura económica de un Estado nacional. Según Ferguson, los clásicos; empleaban la lógica deductiva, intentaban explicar cómo tendían a actuar los seres humanos bajo la pauta de ciertas leyes derivadas de la observación de la naturaleza humana y del mundo físico externo.

Uno de los principios del liberalismo económico, tomado como eslogan contra el mercantilismo de la época de Smith, fue laissez faire et laissez passer, le monde va de lui-meme (dejar hacer, dejar pasar, el mundo marcha por sí mismo). Sin embargo este, normalmente se le atribuye a él, pero la realidad es que fue promulgado por los exponentes del pensamiento económico fisiócrata: Francois Quesnay y Pierre Samuel Dupont de Nemours, entre otros. Principio que en la actualidad es retomado por la escuela neoliberal.

Algo muy importante es que Smith, basaba su filosofía social en lo aprendido a su maestro Francisco Hutcheson, retomó ideas como la fe en el orden natural, que provenía de la escuela naturalista, de la cual era él miembro, y que databa desde los estoicos, epicúreos y griegos. El orden natural, significaba la superioridad de la ley natural sobre la humana. La trascendencia de recordar estos principios, es porque hoy día, se piensa que el neoliberalismo ejerce estas ideas y los buenos o malos resultados, sobre todo estos últimos se le atribuyen a este pensador de la ciencia económica.

Smith, propone también ideas de orden de política económica como:

  • La división del trabajo
  • El uso de la moneda.
  • El precio de las mercancías.
  • El valor de los bienes individuales.

Y según Gutierrez Pantoja, explica las leyes que regulan la riqueza entera de la nación, que es igual a la producción anual de bienes y servicios y su distribución entre tres clases: trabajadores, propietarios y fabricantes.

En el libro de doctrinas económicas de Erik Roll, según Smith, la conducta humana es movida naturalmente por seis motivaciones: el egoísmo, la conmiseración, el deseo de ser libre, el sentido de la propiedad, el hábito del trabajo y la tendencia a trocar, permutar y cambiar una cosa por otra.  Esta afirmación es parte de la filosofía política que desarrolla en La Riqueza de las Naciones, asimismo manifiesta que al buscar su propio provecho, cada individuo es conducido por una mano invisible a promover un fin que no entraba en su propósito (Roll, 2003).

La consideración individual, es racionalista presupone que en la medida en que cada individuo busque su propio bienestar, se podrá alcanzar el bien común, implícitamente ésta también la idea de competencia y división del trabajo.

En cuanto a las actividades del gobierno Adam Smith, reconoce sus deberes propios a partir del sistema natural y los resume en tres:

  • El de establecer una buena administración de justicia.
  • El de la defensa contra la agresión extranjera.
  • El de erigir y sostener obras e instituciones públicas que no serían sostenidas por ningún individuo o grupo de individuos por falta de una ganancia  adecuada

Por lo tanto, el Estado debería garantizar la libre competencia, así como beneficiar a la población a través de otorgar la educación, carreteras, puentes, etc., aunque Smith no precisa técnicamente la forma de realizar estos beneficios, sí los plantea como necesarios y propios del gobierno. Éste también velaría institucionalmente por normar y garantizar la propiedad privada, para que independientemente el capitalismo industrial pudiera crecer y lograr el progreso económico.

Con lo anterior podemos darnos cuenta que hoy día quienes administran nuestros recursos escasos de la estructura económica nacional, no tienen que inventar nada, desde el siglo XVIII los fundamentos ya fueron establecidos, corresponde entonces adecuarlos a nuestro contexto y cumplir con generar mejores condiciones de vida para la mayoría de la sociedad.

[1] Licenciado en economía (Centro Sindical de Estudios Superiores-CSES), especialidad en política económica, consultor financiero y maestro en finanzas corporativas (Universidad internacional). Evaluador Independiente por parte de CONOCER EC0076 Y EC0217.

Mentor en análisis financiero por parte de la universidad La Salle de Andorra y formado en el modelo de competencias docente.