Continúa afectando crisis económica a artesanos de calle Hidalgo

40

La crisis económica derivada de la pandemia del COVID-19, continúa haciendo estragos en toda la sociedad, tal es el caso de los artesanos ubicados en calle Hidalgo del centro de Cuernavaca, quienes pese a que hace casi un mes que las autoridades correspondientes los dejaron reinstalarse continúan enfrentando esta crisis.

Arturo Lucena, un joven artesano de 23 años de edad quien desde hace dos años coloca su puesto de artesanías afuera de la Catedral de este municipio, asegura que sus ingresos diarios luego de que los dejarán reinstalarse tras casi cuatro meses de no poder hacerlo por la contingencia sanitaria, apenas alcanzan los cien pesos, mismos que son insuficientes para cubrir todos sus gastos.

Detalló que antes de la pandemia sus ingresos oscilaban entre los cuatrocientos y quinientos pesos diarios, los cuales le alcanzaban para cubrir su alimentación, pasajes y demás gastos en casa, mientras que hoy en día apenas puede solventar sus pasajes de ida y vuelta para poder vender en dicho lugar.

Refiere que esto se debe principalmente a la falta de turismo en el municipio, ya que los principales clientes de los artesanos son los turistas y al no haber en estos momentos su fuente de ingresos se ve afectada severamente.

Agregó que ante esta situación los artesanos como lo es su caso, han operado por implementar la venta de cubrebocas artesanales ya que visto que estos se han convertido en un accesorio de uso cotidiano ante la recomendaciones del sector salud de portarlo para evitar el riesgo de contagio por coronavirus, lo cual ha sido lo único que les ayuda toda vez de que es lo que ha logrado vender más que una bolsa, pulsera o aretes artesanales.

“Gracias a Dios pues nos apoyamos más que nada por el cubrebocas bordado que es el que nos está generando la economía, más que las artesanías en general, ahorita eso no sale tanto, y aún así es difícil porque tenemos que comer y luego para venir tenemos que agarrar un taxi y la comida pues se nos va lo poco que vendemos”, señaló.

Ante estás bajas ventas en este lugar, refirió que en su caso permanece en esta calle de lunes a viernes y los fines de semana ha portado por salir del municipio para ofertar en otros lugares sus productos y así obtener un poco más de ingresos.

Finalmente mencionó que desde hace dos años que dejó de estudiar para dedicarse a la venta de artesanías nunca había experimentado una crisis económica como la que ahora atraviesa no solo él sino toda la sociedad, por lo cual confía en que pronto se logré avanzar y se tengan las condiciones para que el turismo se reactive en el municipio y en general en el estado.

------------------
loading...