Cuauhtémoc Blanco: el político corrupto que mató a la leyenda del deporte

7.375

Cuauhtémoc Blanco ha sido conocido y recordado por ser el rey de la “Gambeta”. Esta cualidad futbolística que lo encumbró en su carrera deportiva, hoy como gobernador de Morelos, es su peor defecto.

Acostumbrado a generar distractores cuando las cosas marchaban mal en el terreno de juego para su equipo, el Cuauh, aplica la misma técnica distractora ahora cuando su gobierno no sale del “fondo de la tabla” y se ha convertido en el peor régimen estatal de todo México pues, han salido a la luz sus innegables relaciones y acuerdos con el crimen organizado, mismos que tienen al estado sumido en una terrible ola de violencia que, aunado a la falta de una estrategia clara de seguridad, desarrollo social y económico, tienen a los ciudadanos totalmente vulnerables y sin autoridad en quien confiar.

El exfutbolista del club América y ahora gobernador fallido, se ha dedicado a frivolidades, enfrentamientos políticos sin sentido y a dar declaraciones laxas dignas del barrial que poco abonan a incrementar la confianza ciudadana en el gobierno que encabeza.

“¡Aquí está papá! No les tengo miedo”, vocifera envalentonado el imprudente intento de político que, ha decidido “jugarse una cascarita”, en lugar se asumir sus responsabilidades como primer mandatario estatal. Vive (o le tienen) en una burbuja en la que él piensa que “todo va bien” y que “no pasa nada” pues, todavía cree que el gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, lo vendrá a respaldar para callar las voces de sus críticos y que se siga ignorando el desastre en el que tiene estancado a Morelos, pero, el tiempo se agota. Ha cometido muchos errores, ha traicionado; los compromisos que hizo con líderes del crimen organizado tienen que comenzar a ser pagados y, sobre todo, los ciudadanos le exigen ser transparente y que se deje juegos; qué se ponga a trabajar.

Decir “Voy a meter a la cárcel a Graco”, “Todo es culpa de Graco” o “No me dejan trabajar”, son sus gambetas políticas más conocidas y repetidas hasta el cansancio. Pero, ya no son suficientes, y cada vez más la ciudadanía le recuerda los casos de corrupción, narcotráfico, violencia y muerte en los que el nombre de Cuauhtémoc Blanco ha sido turbiamente relevante desde que se convirtió en alcalde de Cuernavaca.

A continuación, un recorrido por su corta, pero, obscura carrera política.

DESASTRE EN OBRAS PÚBLICAS

En los primeros días de Blanco como alcalde de Cuernavaca, el acto oficial de “arranque” de su gobierno, se trató de una campaña de reencarpetamiento de las principales vías en la ciudad, mismas que, no sobrevivieron la primera temporada de lluvias. Estas obras, se difundió que se habían hecho gracias a supuestas donaciones de varias empresas. Con el paso del tiempo, resultó que esas “donaciones”, no habían sido para nada desinteresadas.

Meses después de estas obras, la entonces regidora, Amelia Fernández pidió se diera trámite a una denuncia ciudadana que señalaba que dichas obras se habían realizado con recursos de procedencia ilícita, nunca existió un convenio de donación.

Incluía, una solicitud del periódico Reforma sobre el tema, a lo que el Ayuntamiento respondió que los acuerdos de donación eran confidenciales, toda información al respecto fue ocultada. El gobierno de Cuauhtémoc Blanco en ese entonces se comenzó a definir como omiso, opaco y desleal con el pueblo y la transparencia.

Toda la turbiedad, se descubriría hasta 2019, al arrancar la nueva administración municipal, la empresa Cosmos Construcción y Agregados S.A de C.V, cobró al alcalde entrante la suma de poco menos de 80 millones de pesos por aquellas obras supuestamente donadas, en total fueron ocho contratos los que aparecieron con diversas empresas, reclamando pagos por asfaltar las mismas avenidas.

Lluvia se lleva reencarpetamiento de Blanco. Es más que evidente la falta de calidad de los materiales empleados y al parecer, la lluvia dejó al descubierto más que la mala calidad de las obras.
Lluvia se lleva reencarpetamiento de Blanco. Es más que evidente la falta de calidad de los materiales empleados y al parecer, la lluvia dejó al descubierto más que la mala calidad de las obras.

FERIA DEL CRIMEN Y NARCOTRÁFICO EN CUERNAVACA

En la ciudad Capital de Morelos, la tradicional Feria de la Primavera ha sido víctima del “secuestro” por parte de grupos de la delincuencia organizada y poco a poco fue dejando de ser un atractivo familiar para convertirse en un botín para el lavado de dinero ilícito. Provocando que estos se arremolinen para lograr convencer a las autoridades encargadas de la feria de hacer los acuerdos necesarios para quedarse con la organización de eventos específicos o de toda la temporada.

Cuauhtémoc Blanco, frente a empresarios acordó con un movimiento salomónico la “repartición de la feria” entre la empresa GB de Juan Manuel “El Güero” García Bejarano y la empresa Gallistíca Diamante de Jesús “Chucho” Pérez. El acuerdo era simple: el primer año de la administración de Blanco la feria quedaría en manos de la primera y el siguiente, de la segunda.

Todo parecía pintar bien, hasta que, en 2016, “El Güero” convocó un elenco estelar de artistas para el palenque, encabezados por Espinoza Paz, y el evento tuvo mediano éxito.

Para 2017, vino la tragedia. Cuauhtémoc Blanco decidió no cumplir con su palabra.

Tras el acuerdo con los empresarios en 2016, se había comprometido aparte con García Bejarano y su padre “Don Chuy”, que de ser exitosa su organización repetirían el año siguiente, y así fue.

Blanco no contaba con que un grupo de regidores ya habían pactado con la empresa de “Chucho” Pérez a través de su representante Jorge Cazales. Entre los regidores involucrados se encontraban, Jorge Dada (Movimiento Ciudadano), Juan Miguel Serrano (PVEM) y Rafael Domínguez (PRD).

El 7 de abril de ese año, “El Güero” fue asesinado en plena cabalgata inaugural de la feria, el homicida, oriundo de Jalisco, alegó haber sido contratado por gente del Ayuntamiento de Cuernavaca. Pero, como en todo conflicto de criminales, esto no se quedaría así.

Solo un año después, Jesús García, padre del empresario de la feria, irrumpió en una Sesión de Cabildo del Ayuntamiento capitalino y entre empujones encaró al Regidor Dada acusándolo de negarse a pagarle 1.3 millones de pesos que él y otros de integrantes del cuerpo edilicio, habían recibido de manos de su hijo para pagar un “moche” que les entregó a través de Cazales a cambio de la concesión de la feria 2017 y que se habían gastado.

“Qué me pagues hijo de la chingada, ¿me vas a pagar la lana que le extorsionaron a la otra empresa y la terminé pagando yo? Se gastaron el dinero, no lo pudieron regresar, compraron coches, se fueron a un crucero”, le increpó.

El asunto se “enfrío” en los medios de comunicación, y prácticamente nadie relacionó aquel asunto con lo que estaba por suceder.

En mayo de 2019 en plena Plaza de Armas de Cuernavaca a unos metros de la oficina de Cuauhtémoc Blanco, en “su palacio”, ocurrió una balacera nunca antes vista en el corazón de la ciudad.

Jesús García “Don Chuy” fue asesinado, junto a otro joven empresario.

Aquel día, el ya gobernador Cuauhtémoc Blanco, tardó ocho horas en dar la cara, y todo fue para relacionar el asesinato con las disputas por espacios del comercio ambulante, sin embargo, él mismo sabía que aquel añejo conflicto que él ocasionó alrededor de la feria, era una deuda que seguía pendiente y este hecho le refrescó la memoria.

Asesinato en cabalgata. Juan Manuel García Bejarano fue asesinado a balazos durante la cabalgata que sirve de promoción en una de las avenidas más transitadas de la capital del estado
Asesinato en cabalgata. Juan Manuel García Bejarano fue asesinado a balazos durante la cabalgata que sirve de promoción en una de las avenidas más transitadas de la capital del estado

 

Jesús García, padre del empresario Manuel García, encargado de la Feria de la Primavera 2017 y asesinado un año antes, irrumpió en la sesión de cabildo de Cuernavaca e increpó al entonces regidor Jorge Dada
Jesús García, padre del empresario Manuel García, encargado de la Feria de la Primavera 2017 y asesinado un año antes, irrumpió en la sesión de cabildo de Cuernavaca e increpó al entonces regidor Jorge Dada

 

SAPAC: NARCOCORRUPCIÓN, MAFÍA Y GUERRA POR EL AGUA

Sin lugar a dudas uno de los espacios más codiciados de todas las áreas del Ayuntamiento por cualquiera que quiera hacer negocios, es el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca.

Este organismo municipal descentralizado, lleva años en crisis y a pesar de eso sigue siendo el gran botín.

El primer director General del SAPAC que puso Blanco fue Alessandro Innocenzi, a quien él mismo terminó denunciando junto a los hermanos Yáñez por un desfalco de 50 millones de pesos.

Desde esos primeros días de la administración era un secreto a voces que Homero Figueroa Meza, alias “El Tripa”, presunto jefe de un grupo criminal denominado “Comando Tlahuica”, cobraba una especie de “derecho de piso” a los directivos del SAPAC, además de que de la mano del alcalde, hacían jugosos negocios con el servicio de pipas reportando ingresos anuales por 800 mil pesos cuando el monto, según ha documentado la Asociación “Morelos tiende cuentas” debió ser de aproximadamente 22 millones de pesos.

Cabe destacar que, Figueroa Meza aparece en una multidinfundida fotografía a principios de este año junto a Eduardo Solano y Raymundo Isidro Castro presuntos líderes del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Cuauhtémoc Blanco.

Durante la administración de Blanco se dejaron de pagar cuotas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para otorgar contratos por más de 100 millones de pesos a empresas de reciente creación, algunas de las cuales fueron liquidadas meses después de recibir el dinero.

De acuerdo con la investigación de mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) una de las empresas fantasma resultó ser utilizada para robar la identidad de uno de sus socios.
La violencia criminal comenzó en SAPAC.

Las amenazas y ataques que sufrieron trabajadores de directivos del Sapac fueron muchos durante el trienio de Blanco.

Uno de ellos fue el asesinato en 2018 del entonces jefe de la Oficina de Administración y finanzas, Sergio Flores, quien fue acribillado a bordo de su automóvil tras recibir amenazas de la delincuencia organizada. Ya con Cuauhtémoc Blanco como gobernador, fue asesinada afuera de una boutique, la ex directora de Sapac, en la última etapa de la administración de Blanco.

María Luisa López Sotelo, quien también había sido funcionaria en Acapulco fue acribillada el 27 de marzo de 2019.
Meses antes, el entonces alcalde electo, Antonio Villalobos, fue amenazado de muerte por el “Comando Tlahuica”, que además a través de un video y narcomantas exigieron a Blanco cumplir con el compromiso de dejarles seguir operando Sapac a pesar de que ya no era alcalde.

En enero de 2019, las instalaciones de Sapac en “El túnel” fueron baleadas como parte del cumplimiento de esas amenazas.

BLANCO SE VICTIMIZA Y NIEGA ACUERDOS CON CRIMINALES

La fotografía difundida a inicios de 2022 en la que el entonces alcalde de Cuernavaca, flanqueado por líderes de la delincuencia organizada como el propio Homero Figueroa, Raymundo Castro “El Ray” e Irving Solano “El Profe”, no es la única del futbolista acompañado de presuntos delincuentes.

En 2018, el diario Reforma dio a conocer una imagen en la que Blanco aparecía al lado de una persona armada, se trataba de Rafael “N” quien fue acusado de homicidio en el estado de Guerrero, la respuesta fue la misma que ahora, “me tomo fotos con mucha gente”.

“Me piden muchísimas fotos y no les voy a preguntar”, justificó Blanco.

La iglesia católica en Morelos afirmó que la fotografía que publicó la OEM, donde el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo posa con supuestos líderes de la delincuencia organizada en el estado, fue tomada en la parroquia de La Asunción de Yautepec, en un festejo del 12 de diciembre, el Día de la Virgen de Guadalupe.

Lo anterior fue declarado a medios por el vicario general de la Diócesis de Cuernavaca, Tomás Toral Nájera.

Poco después se aclararía que la reunión entre Blanco y los líderes criminales fue de negocios en un lugar privado de la parroquia

¿ACCIDENTE O ATENTADO?

Vale la pena recordar también, que el supuesto accidente que sufrieron en agosto de 2016 José Manuel Sanz representante y entonces jefe de la Oficina de la Presidencia de Cuernavaca, y el comunicador Juan José Arrese, asesor y hombre cercano a Blanco.

El choque frontal contra otra camioneta que apareció de la nada se dio en la carretera federal México- Cuernavaca, a la altura de Monte Casino, uno de los tramos más peligrosos de Morelos y, zona donde el crimen organizado tiene mayor presencia.

Según se dice, venían de una reunión con el famoso Padre Juan Alvarado, ahora involucrado por ser anfitrión de la reunión de Cuauhtémoc Blanco con presuntos delincuentes en una iglesia de Yautepec.