Cubanos aprovechan sus playas antes de la llegada de turistas estadounidenses

63

Los cubanos están copando las playas de su país con una afluencia récord, un lujo que les estaba prohibido hasta hace pocos años, previendo que un cambio en la política de Estados Unidos hacia la isla abra la puerta de estos parajes a miles de visitantes y haga subir los precios.

Hasta el 2008, el Gobierno comunista le prohibía a los cubanos entrar a los hoteles turísticos.

Ahora, el sector se ha visto revolucionado por los locales que llegan a hospedarse: el año pasado la cifra alcanzó 1,2 millones de residentes permanentes, un incremento de un 23 por ciento desde el 2013.

Y funcionarios del sector han destacado un nuevo aumento de la afluencia este año, aunque sin dar cifras.

Expertos dicen que muchos de los cubanos que se pueden permitir estancias en la playa y en hoteles reciben remesas de familiares que residen en el extranjero, principalmente en Estados Unidos.

En una prueba de los cambios que se viven en la isla, el noticiero estatal recientemente lanzó un reporte recordando a los cubanos que deben “mantener una conducta adecuada” en los lugares en los que compartan espacios con turistas extranjeros.

“Ojalá que cuando cada uno de los visitantes regresara a su tierra dijera haber visto más que playas hermosas, más que autos clásicos; ojalá dijera que vio educación en la gente de Cuba.”

Varadero, a unos 120 kilómetros al este de La Habana, es el principal destino turístico de playa en la isla, famoso por su arena blanca y aguas turquesas.

Cuba ahora es el segundo emisor de turistas hacia Varadero, detrás de Canadá, pero ocupa el primer puesto a nivel nacional, superando por poco al país norteamericano.

“El cliente de Cuba hoy no sólo va a los hoteles de estándar sino que va también a los hoteles de mayores estándar de la cadena,” dijo Narciso Sotolongo, subdirector de ventas de Meliá Hotels International en Cuba.

La cadena española, que dirige 27 hoteles en la isla, es el socio extranjero más importante en el turismo en Cuba.

Casi 80.000 cubanos se alojaron en los hoteles de Meliá este año, un salto de un 35 por ciento respecto al mismo lapso de 2014. Desde que la empresa abrió las puertas a los cubanos en 2009, el crecimiento ha sido de un 32 por ciento promedio.

Obama abolió las restricciones a los viajes familiares y al envío de remesas a Cuba para los aproximadamente 2 millones de cubano-estadounidenses.