Inseguridad es culpa del Fiscal, no del gobierno del estado: Cuauhtémoc Blanco

231

Luego de ser cuestionado sobre los hechos violentos ocurridos la semana pasada en la colonia Antonio Barona de Cuernavaca que dejó un saldo de 10 muertos y varios lesionados, el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo culpó al fiscal general Uriel Carmona Gándara, ya que asegura que el debe de investigar, no obstante la obligación de prevenir los delitos es de la Comisión Estatal de Seguridad (CES).

El exfutbolista señaló que la población siempre quiere culpar a la CES, aunque dijo es importante la coordinación con los presidentes municipales y dicha Comisión, así mismo que en el caso de la Barona el que tiene la responsabilidad de investigar es el Fiscal General del Estado.

“Es lamentable lo que pasó en la Barona, como siempre se los he dicho, siempre quieren echarle la culpa a la CES, y aquí lo más importante es la coordinación que tengan los presidentes municipales con la CES, y aquí lo que se tiene que investigar es realmente quienes fueron y siempre lo voy a decir muy de frente el que tiene esa responsabilidad es el fiscal”, señaló.

Esto al asegurar que ha habido muchos casos que no se han concluido y aseveró que está situación de los hechos violentos ya llegó a oídos del presidente de la República con quién tuvo una reunión la semana pasa para poner cartas en el asunto.

Así también al ser cuestionado sobre si es difícil combatir la inseguridad en el estado cuando él en campaña se comprometió a hacerlo, se escudo al decir que no es fácil y que están luchando para ello.

“Estamos luchando, no es fácil, habían diez narcos aquí, hemos agarrado a siete, faltan cuatro, son los que se están peleando la plaza porque no son los dueños de Morelos”, dijo.

Así mismo mencionó que esto no es cosa solo del estado ya que en todos los estados la situación es grave, sin embargo de nueva cuenta se comprometió a detener a dichos grupos criminales.

LA MASACRE

Alrededor de las 10 de la noche del pasado martes primero de septiembre, durante el velorio de un joven que había perdido la vida en un accidente de motocicleta, un grupo de hombres armados bajó de una camioneta para abrir fuego en contra de quienes se ubicaban en el exterior de una casa en donde se encontraban amigos y familiares del difunto.

Los hechos ocurrieron en la colonia Antonio Barona de la capital morelense, un peligroso barrio que se ubica a un costado del Paso Express, por el que a diario transitan miles de vehículos. Sin misericordia, los delincuentes irrumpieron en el velorio y dispararon en contra de un grupo de personas, entre los que se encontraban menores de edad y adolescentes.

LUEGO DEL NIÑO AHOGADO…

Tras el asesinato de nueve personas en un velorio en la colonia Antonio Barona de Cuernavaca, el Gobierno de Morelos busca colocar cámaras de videovigilancia en la zona y crear grupos de WhatsApp con vecinos.

Anabel Banda Ruiz, directora general del Centro Estatal de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia con Participación Ciudadana de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), participó en un recorrido por la colonia junto con vecinos y otras autoridades para revisar los puntos más inseguros del lugar.

“Vamos a hacer una marcha exploratoria de la mano con los ciudadanos, atendiendo a un llamado que ellos hicieron a las autoridades estatales, entonces vamos a ir haciendo un recorrido por los puntos vulnerables que ellos mismos detectan o que ellos mismos nos van a señalar que vulneran su seguridad (…) hay entradas y salidas que no se encuentran aún con cámaras”.

Piden al Gobierno de Morelos, no criminalizar a las víctimas

Juan Carlos Miranda Neri padre de Diego Miranda Bautista, el adolescente de 15 años de edad acribillado en un velorio en la colonia Antonio Barona junto con otras siete personas, demandó al Gobierno estatal no manchar el nombre de su hijo al intentar vincularlo con grupos de la delincuencia organizada.

“Fue un muchacho con un potencial enorme, jugador, master, con una capacidad enorme, un contención que fue campeón y bicampeón en la copa Prode de México, a punto de irse al Cruz Azul o Pachuca a quedarse.

Para que lleguen unos hijos de la chingada a quitarle la vida, quitarle su sueño, no se me hace justo, ¿qué les tuvo que haber hecho él? Y esa tontería que dicen ellos (gobierno) que era parte de eso, ahí está”, dijo mientras señalaba las fotografías pegadas en un mural hecho por sus compañeros y amigos.

Carlos narró cómo Diego, dedicado de tiempo completo a estudiar y jugar fútbol, llegó a su casa la noche del 1 de septiembre después de su entrenamiento.

------------------
loading...