Denuncia Observatorio infantil marcas y campañas engañosas que dañan la salud

25

Un grupo de niños pertenecientes al Observatorio infantil de la publicidad denuncian la publicidad engañosa, destacando los daños que provoca a la salud. A través de una carta dirigida a las Secretarias de Gobernación, Salud y COFEPRIS, los menores hacen un llamado a que las empresas se hagan responsables de lo que genera el consumir productos no naturales.

“Los niños y las niñas del Observatorio Infantil de Publicidad investigamos la publicidad de alimentos y bebidas que van dirigidos a nosotros, y nos dimos cuenta que estos comerciales nos engañan queriéndonos vender productos altos en azúcar, sodio, grasas que causan daños a nuestra salud.

Por ejemplo, en los comerciales de cereales nos dicen que son lo mejor para el desayuno, pero lo que no dicen es que el contenido que nos venden tiene mucha azúcar, más del que se recomienda para un niño, y tampoco nos dicen que tanta azúcar nos pone en riesgo de contraer diabetes”, se lee en dicho comunicado.

“Queremos que todas las personas que hacen, producen o trasmiten o autorizan que la publicidad de estos productos lleguen hasta nosotros los niños se hagan responsables por los daños que causan a nuestra salud”, subrayan de manera determinante.

“Les pedimos que la publicidad dirigida a niños se prohíba en todos los medios como en la televisión, internet, los videojuegos, las escuelas y en espacios públicos. Exigimos que las tácticas engañosas que usan en la publicidad de comida chatarra, así como el uso de artistas, deportistas y caricaturas sean prohibidos”, concluye.

Durante una conferencia de prensa, estos niños, acompañados por la Red por los Derechos de la Infancia en México y El Poder del consumidor expresaron su preocupación ante las estadísticas relacionadas con los problemas de obesidad y sobrepeso que se registran en la población infantil, siendo México el primer lugar de la lista por sus sorprendentes cifras.

“El día de hoy la publicidad dirigida a niños, niñas y adolescentes contribuye al ambiente obesigénico del cual ellos son víctima, y a través del cual se van definiendo y redefiniendo sus hábitos alimenticios. Esto va a contribuir e impactar de manera directa en sus derechos a la salud y a la alimentación”, dijo Alma Meneses, representante de la Red.

Por su parte Fiorella Espinosa, del Poder del Consumidor detalló que dicha campaña mediática, que pretende generar una verdadera expectativa pone a los niños en riesgo, ya que por el momento su firma no tiene ningún valor y no podrá presentarlo a través de internet para que su mamá pueda terminar prontito.

“En la medida que nosotros involucremos a niñas y niños en todas estas acciones de defensa de derechos, la defensa se vuelve más efectiva porque ellos mismos van a permear en sus hábitos cotidianos y en su aprendizaje el engaño que quieren hacer las empresas”, expresó.

“El motor económico para este tipo de publicidad es fundamental por parte del gobierno, sabemos que existe, que el esfuerzo  que nosotros podemos destinar económicamente es mínimo, pero lo más grave, nuestra presión va dirigida a  una regulación”.