Detrás de la Ciencia – ¡Ámonos a Singapur!

73

Por: Dr. Iván Martínez Duncker

 

En esta contribución les compartiré la entrevista con un joven investigador, el Dr. Mario Adan Mendieta Serrano del Instituto de Mecanobiología de la Universidad Nacional de Singapur, creado hace 10 años para ser el 4º Centro de Excelencia de ese país y líder mundial en ciencia y tecnología.

Un tema central del Instituto es comprender las fuerzas que impulsan la formación de los organismos y resolver problemas claves de la mecánica celular que subyacen al desarrollo, fisiología y envejecimiento, así como a distintas enfermedades. Para ello, Mario estudia al pez cebra, un pez tropical de 2.5 a 4 cm; fácil de criar, con un desarrollo rápido, translúcido en los estadios más tempranos de su desarrollo y con una genética muy similar a la nuestra. El pez cebra ha sido clave para descifrar diferentes aspectos de la biología de los vertebrados, incluyendo el cáncer y las enfermedades musculares.

Mario, cuéntanos ¿Cómo llegaste a Singapur?

Vine a Singapur en 2017 al congreso de la Sociedad Internacional de Biología de Desarrollo, patrocinado por la Sociedad Mexicana de Biología del Desarrollo. Este patrocinio lo obtuve como resultado de ganar un premio al mejor trabajo presentado en el congreso en México. Cuando conocí la ciudad y la universidad, me impactaron positivamente, particularmente el gran desarrollo a nivel científico.

En 2018, cuando me gradué del Doctorado en Ciencias Bioquímicas que realicé en el Instituto de Biotecnología de la UNAM, empecé a buscar una posición para continuar desarrollándome. Encontré una oferta muy atractiva en la Universidad Nacional de Singapur que se adecuaba a mi interés de seguir trabajando con el pez cebra y el uso de nuevas técnicas de microscopía. Me contacté con el líder académico que estaba ofertando la plaza posdoctoral, el Dr. Timothy Sanders. Así que le envié mi currículum y como 3 semanas después me contactó y me propuso una entrevista por Skype. En la entrevista me preguntó sobre mi experiencia, publicaciones e intereses en general. Me comentó que seleccionaría de entre varios candidatos y que seguramente sería necesario viajar para una entrevista presencial. Algunos meses después me escribió y me invitó a Singapur para la entrevista, la cual ocurrió en marzo de 2018.

Fueron dos días intensos de entrevistas, no sólo con el Dr. Sanders, sino además con personal de su laboratorio y muchos otros líderes académicos del Instituto. Además, tuve que impartir un seminario de 40 minutos explicando el trabajo que había realizado previamente. Fue todo un reto, particularmente después de un viaje de 25 horas para llegar a Singapur desde México y lograr tener, a pesar del jet lag, el mejor desempeño. Pero valió la pena, el Dr. Sanders me seleccionó y obviamente acepté, uniéndome a su grupo de investigación a finales de agosto de 2018. Así es como ahora estudio el desarrollo de las células musculares, particularmente como se fusionan nuestras células para formar las fibras de las que están hechas nuestros músculos.

¿Es la ciencia un pilar de Singapur? El gobierno de Singapur se fijó una meta después de independizarse (1965) y que fue convertirse en un país de primer mundo. La visión del gobierno fue hacer una planeación y ejecutarla, haciéndolo con gran éxito. Primero, invirtieron en reclutar investigadores y talento de todo el mundo para que establecieran las bases del desarrollo. Una vez que eso se logró, se continuó con una inversión multimillonaria en institutos de investigación, parques científicos y compañías de base tecnológica. En esta segunda fase se buscar aplicar la ciencia básica y aplicada, vinculándose estrechamente con la iniciativa privada para crear tecnología de alto impacto, pero no a nivel local, aquí piensan en grande, su proyección y ambiciones son globales.

¿Cómo te interesaste en ser científico? De niño no fue mi principal interés, fue hasta que tuve que elegir una carrera universitaria. Cuando llegué a ese punto, me di cuenta de que las ciencias naturales me interesaban sobre cualquier otra cosa. Desde pequeño, he sido muy curioso y me ha llamado la atención entender cómo funcionan las cosas. En ese momento decisivo, un profesor de la prepa me dijo que en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos había una carrera en ciencias. Cuando investigué de qué se trataba la carrera y vi que era para convertirse en científico, me interesó muchísimo y fue así como ingresé a la Licenciatura en Ciencias (área terminal de bioquímica y biología molecular). Ya en la carrera descubrí qué era la ciencia y qué significaba hacer investigación. A lo largo del camino, me convencí más y más de convertirme en un científico.

El momento de la carrera que más me aportó fue al realizar mi tesis de licenciatura, donde empecé a trabajar en el campo de biología del desarrollo con embriones de pez cebra y con microscopios confocales, los cuales nos permiten ver los objetos en sus distintas capas y hacer reconstrucciones tridimensionales. Ahí, me di cuenta para que había servido todo lo aprendido en la licenciatura. Desde entonces no he dejado de querer aprender más sobre lo que ocurre después de que un óvulo es fecundado por un espermatozoide, cómo se forma la primera célula y todo lo que pasa desde ahí hasta que se forma un organismo, con sus millones de células y profundas complejidades.

¿Te ha pesado la soledad, cómo la has enfrentado? Lo que más extraño es a mi familia, es la prioridad, estoy lejos y en otro huso horario, eso complica mantener contacto. Me ha ayudado mucho que en el Instituto son muy amigables y que el ambiente para trabajar es muy agradable, lo he disfrutado mucho. Como cualquier otro mexicano, extraño la comida y aunque aquí encuentras muchas cosas, incluyendo chiles y tortillas que hacen la vida más llevadera, al final la sazón de unos tacos al pastor, carnitas, quesadillas y mole es algo que siempre vas a extrañar, no lo puedes obtener acá.

¿Cómo es la vida en Singapur? Es multicultural y la ciudad es muy ordenada y limpia, con un sistema de transporte barato y muy eficiente. La vivienda es cara, pero la calidad es muy buena. La comida y la oferta gastronómica es bestial, hay una mezcla de comida tailandesa, india, malaya, china, japonesa, coreana, por mencionar algunas. Hay unos lugares que me encantan llamados Hawker Centers, donde el ambulantaje se reorganizó en mercados de comida. Algo espectacular es su aeropuerto, el No.1 en el mundo, es increíble desde el momento en que llegas. Apenas abrieron un ala con una cascada increíble, considerada actualmente como la de mayor altura en espacios interiores.

¿Qué mensaje le das a los jóvenes que dudan en salir de México para continuar sus estudios? No hay que dudarlo y menos cuando eres joven, que es cuando te tienes que dar la oportunidad de atreverte e incluso de equivocarte. Si dudas de tu capacidad para tener un buen desempeño en el extranjero, no lo hagas. Al menos como científico, el entrenamiento que tenemos en México, como el que tuve yo, es muy bueno. He conocido investigadores de muchos países, con entrenamiento en Europa, Estados Unidos y Asia y cuando presentas tu trabajo, la verdad estás a nivel. El salir de México te enriquece a nivel personal y aunque es muy cierto que vas a extrañar a tu país y a tu gente, lo más importante es balancear y al final lo que debe pesar más es tener experiencias nuevas y una mejor oportunidad para desarrollarte como profesional y ser humano.

¿Tienes planes para regresar a México? Claro que sí, es algo que siempre estará en mi horizonte. Me veo ahí con mi familia, mi esposa y mi hija. Sería mi prioridad después de tener acumulada experiencia en el extranjero y así tener un regreso exitoso para seguir contribuyendo.

Le agradecemos mucho a Mario la entrevista y esperemos que México, así como sucedió con Singapur en menos de 20 años, se consolidé en un país donde la ciencia y la tecnología están profundamente ancladas al núcleo del desarrollo social y económico. Pero claro, eso sucedió con una visión estratégica y a largo plazo del gobierno, la cual fue implementada con una inversión en ciencia y tecnología que, comparada con México, es cuatro veces más en términos de producto interno bruto. Esperemos que el impulso del desarrollo y el bienestar a partir de la ciencia y tecnología, encuentre pronto un arraigo en nuestros gobernantes y que como sociedad lo continuemos exigiendo.

------------------
loading...
Descarga nuestra App
Ahora puedes sintonizarnos desde tu celular con la nueva app de El Txoro Matutino
Sintonízanos desde tu celular con la nueva app de El Txoro Matutino