Detrás de la Ciencia – COVID-19: ¿Qué saber y qué hacer?

629

Dr. Iván Martínez Duncker

Desde su descubrimiento en Wuhan, China en diciembre pasado, el nuevo virus SARS-CoV-2 causante de la enfermedad denominada COVID-19 ha provocado 153,517 casos de infección conocidos y más de 5,735 muertes en todo el mundo. Aunque en China la epidemia ya cedió, ahora el foco más importante de casos nuevos es Europa, una vez que ceda ahí, estaremos viviendo el mayor número de casos en nuestra región durante el mes de abril. Algunas fechas recientes importantes:

28 de febrero: se confirman los primeros casos de infección “importados” en México, en un italiano y un mexicano con antecedentes de viaje a Italia.

 

11 de marzo:  se declara “pandemia” a COVID-19, la primera causada por un coronavirus. Una pandemia es declarada cuando una enfermedad nueva para la cual las personas no están protegidas (inmunidad) se dispersa alrededor del mundo, más allá de lo esperado.

13 de marzo: se declaran medidas para evitar la dispersión comunitaria del virus, correspondientes a fase 2, aunque se informa que no hemos aún entrado en dicha fase y que sólo son medidas adelantadas.

14 de marzo: La Secretaría de Educación Pública amplia el receso escolar del 23 de marzo al 17 de abril, reanudando labores el 20 de abril.

¿Qué es un coronavirus? Es un virus (agente infeccioso pequeñísimo que solo se puede replicar dentro de una célula), perteneciente a la familia de los coronavirus, los cuales causan infecciones respiratorias que abarcan desde leves como el resfriado común hasta enfermedades más severas como el Síndrome Respiratorio de Medio Oriente (MERS) o el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y por supuesto la actual enfermedad pandémica conocida como COVID-19, causada por el virus SARS-CoV-2.

 

¿Cuáles son los síntomas de COVID-19? ¿Es grave? Fiebre, tos seca, cansancio y malestar general, puede desarrollarse dificultad para respirar cuando se agrava. Alrededor de 1 de cada 5 personas desarrolla complicaciones que requieren atención hospitalaria, el resto puede no presentar síntomas o de forma muy leve.  De las personas que requieren atención hospitalaria, 1 de cada 4 desarrollará un cuadro severo.

Las personas mayores de 60 años y las que padecen enfermedades subyacentes como hipertensión arterial, problemas cardiacos, pulmonares o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. Las mujeres embarazadas también deben considerarse como una población vulnerable. La pobreza también es un factor de riesgo debido a la desnutrición y la falta de acceso a servicios hospitalarios. Muere alrededor de un 2% de las personas infectadas, pero puede ser mayor si los servicios de salud están saturados.

¿Cómo se transmite? Cuando el virus entra por boca, nariz u ojos y accede a nuestras vías respiratorias, su lugar predilecto para infectar. A partir de ese momento los síntomas pueden aparecer hasta 14 días después (incubación). El virus ingresa mediante la inhalación de partículas llenas de virus que están presentes en el aire o bien que introducimos con nuestras manos o algún objeto contaminado. Las partículas infectadas provienen de personas enfermas o portadoras asintomáticas y que expulsan al respirar, hablar, toser o estornudar; estas partículas pueden quedarse en el aire en forma de aerosoles o ser depositadas en superficies. El virus puede infectar y ser transmitido por cualquier persona, independientemente de su raza o etnicidad, es por ello importante no generar miedo o ansiedad frente a ningún grupo de personas en particular. La discriminación es enemigo de la salud pública.

 

¿Cuántos se van a infectar? La mayor parte, lo cual puede ser bueno porque nos daría inmunidad, es decir quedaremos protegidos y ya no seremos vulnerables al virus, a menos que nuestra inmunidad no dure mucho tiempo o que el virus cambie (mute) como ocurre con influenza, lo cual es una posibilidad real. Es también posible que tengamos una segunda epidemia el próximo invierno, aunque de menor intensidad y que este virus se vuelva estacional, es decir que regrese año con año.

Aun así, es crucial que la infección se disperse en la población lo más lentamente posible para que quienes se enfermen gravemente puedan encontrar espacios disponibles en los centros hospitalarios. Si la velocidad de nuevos casos graves es demasiado rápida, los sistemas se saturarán y no podrán ser atendidos, incrementando con ello la mortalidad debido a falta de camas en cuidados intensivos y ventiladores (equipos que ayudan a respirar a quien tiene muy afectados los pulmones por la infección).

 

¿Qué medidas de protección debemos implementar?

  • Lávate con frecuencia las manos por al menos 20 segundos con jabón o desinfectante con alcohol. Ello elimina las partículas virales de las manos con las que podemos introducir el virus. Evita tocarte o que te toquen, particularmente la cara, ojos, nariz y boca. Nada de abrazos ni besos.
  • Descontamina con los mismos medios, superficies de trabajo y objetos de uso frecuente o común.
  • Aplica el distanciamiento social, manteniendo una distancia mínima de 1 metro entre tú y cualquier otra persona. No acudas ni promuevas reuniones o eventos públicos.
  • No escupas y al toser o estornudar, cúbrete la boca y la nariz con el codo doblado o un pañuelo desechable (tíralo inmediatamente a la basura). Es importante que cuando llegues a casa te cambies la ropa y te bañes.
  • Si tus síntomas son leves, quédate en casa con cuidados normales y mantén el distanciamiento con tus familiares, particularmente los más vulnerables. Si te sientes muy mal, acude a tu unidad médica. Desafortunadamente, no hay capacidad del sistema para monitorear tu salud en casa, lo cual condiciona a que te traslades a una unidad médica, exponiendo a otras personas en el trayecto, incluso a familiares acompañantes, además de exponerte y exponerlos a los ambientes de mayor riesgo de infección que hay en los propios hospitales. Por ello, reduce el contacto al máximo con otras personas.
  • Restringe al máximo tus movimientos fuera de casa; transfiere tu actividad laboral y de estudio a casa.
  • Mantén limpio tu hogar, debe ser tu zona de mayor protección. No hagas reuniones familiares o fiestas. Solo deben acceder quienes viven y trabajan en el hogar. Educa a tus trabajadores en las medidas de protección, si les reduces el número de días de trabajo, págales la semana completa, no afectemos su economía.

 

¿Qué profesionistas deben extremar precauciones? Equipos de salud y trabajadores del sector, personal de limpieza, trabajadores de líneas áreas y transporte público, cajeros, entrenadores, policías, trabajadores en cárceles y maestros.

 

¿Qué es la fase de contingencia 2? ¿Cómo debemos actuar? Se ha calculado que el ingreso “oficial” a esta fase será a finales de mes, pero la realidad es que ya estamos ahí. Esta fase sigue a la fase 1 de importación del virus, es decir de ingreso al territorio de personas infectadas. En la fase 2 o de dispersión comunitaria se refiere a que ya hay contagios comunitarios que están ocurriendo en territorio nacional con un incremento exponencial. En esta fase como en la siguiente, es clave contener o retrasar la velocidad de dispersión de virus, con la finalidad de que los casos graves no se acumulen en un periodo de tiempo muy corto. La fase 3 corresponde a una dispersión epidémica del virus con miles de casos ocurriendo a lo largo del territorio.

Es de suma importancia asumir exigentemente las medidas de distanciamiento social en este periodo de receso escolar y quedarse en casa, por favor no realicen actividades vacacionales que rompan dichas medidas. No ser responsables arriesga acelerar la transmisión comunitaria e incrementar el número de casos graves y muertes. No quiero pensar que la falta de imposición de medidas restrictivas más contundentes por parte del gobierno derive de decisiones donde ha ganado el proteger la economía y la percepción social de normalidad, por sobre la salud de las personas. No quiero pensar que sea porque el COVID-19 afecte con mayor gravedad a personas de la 3ª edad y enfermos y no a niños y adultos jóvenes económicamente activos.

¿Estamos protegidos por las altas temperaturas en Morelos? No y no tomen bebidas calientes pensando que se van a proteger, solo se van a quemar la garganta.

¿Las mascotas pueden transmitir el virus? No, cuida a tus mascotas, no las abandones.

 

¿Hay un tratamiento que mate al virus? No, solo se tratan los síntomas. Es imprescindible producir vacunas contra el SARS-CoV-2 que permitan tener un sistema inmune mejor preparado, así como fármacos antivirales que maten al virus. Desafortunadamente no hay las condiciones de apoyo en México a la comunidad científica nacional para desarrollarlas.

Esta no es la primera ni será la última pandemia viral que enfrentaremos y nos ha quedado claro que no estamos adecuadamente preparados. Este evento mundial marcará a nuestra sociedad a lo largo de diversos sectores. Aprendamos, no caigamos en pánico, seamos responsables y solidarios.

------------------
loading...
Descarga nuestra App
Ahora puedes sintonizarnos desde tu celular con la nueva app de El Txoro Matutino
Sintonízanos desde tu celular con la nueva app de El Txoro Matutino