Diputados de MORENA ven más posibilidades para ganar la CDMX y la Presidencia en 2018

27

La fracción parlamentaria de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en la Cámara de Diputados, hizo un balance sobre su desempeño en las elecciones de este domingo 5 de junio y aseguró que los números son positivos, tanto, que se incrementaron sus posibilidades de ganar en 2018.

Los congresistas de esa fuerza política afirmaron que al obtener el mayor número de votos y diputados para la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, aumentan las probabilidades de ganar el gobierno capitalino en las elecciones federales.

Asimismo, consideraron que el avance en estados como Veracruz, Zacatecas y Oaxaca, donde sus candidatos “dieron la lucha” e incluso “estuvieron a punto de ganar”, generan la percepción de que el partido también podría ganar la Presidencia de la República.

Al aseverar que la jornada del domingo confirma que el partido de reciente creación ya es una fuerza política nacional capaz de obtener el triunfo en la Ciudad de México y la Presidencia dentro de dos años, la diputada Araceli Damián; así como los diputados Virgilio Caballero, Vidal Llerenas y Juan Romero, destacaron que la votación en torno al Constituyente capitalino fue crucial.

Aprovecharon para calificar de “ineficaces” a los órganos electorales en todo el país, ya que el Instituto Nacional Electoral (INE), los organismos públicos locales electorales (OPLE), el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), no actuaron para frenar el cúmulo de ilícitos cometidos en el marco de las elecciones. Y aun así, dijeron, tampoco lograron impedir el crecimiento de MORENA en los distintos comicios.

Los congresistas insistieron en que la jornada electoral les hace pensar que se ampliaron las posibilidades de ganar los gobiernos Federal y capitalino en 2018, en tanto que MORENA se volvió a colocar como la primera fuerza política en la Ciudad de México.

Manifestaron que debido al avance registrado, el resto de las fuerzas políticas mantendrán “bajo ataque” al partido creado por Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, confiaron en que el voto capitalino los siga favoreciendo por encima del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En cuanto al alto nivel de abstencionismo, así como la compra del voto, actos de violencia y actos de corrupción por parte de algunas autoridades en el marco de los comicios, aseveraron que éstos confirman el “fracaso” y “pasividad” de las autoridades electorales.

Reconocieron que durante la jornada electoral, se registraron un sinnúmero de conflictos, en especial en la capital, en Veracruz, en Oaxaca y estados como Puebla.

En particular sobre el bajo nivel de votación en la ciudad capital, consideraron que el IEDF y el INE fueron los responsables, pues desplegaron una “pésima difusión” sobre la elección de los diputados al Constituyente; a lo que se sumó el descontento social por las dificultades técnicas, reglamentarias y operativas que complicaron la participación de aspirantes independientes.

Manifestaron que las votaciones en 14 entidades de la República, también dejaron en claro que la reforma electoral del 2014 no funcionó como se esperaba y las reglas establecidas no son eficaces para inhibir, investigar y sancionar anomalías como la compra y coacción del voto, la intervención de gobernantes y el uso de recursos públicos con fines electorales.

También acusaron al gobierno capitalino de haberse “dedicado” a comprar votos, repartir prebendas, acarrear gente, amenazar a los contrincantes y otras irregularidades que lograron inhibir la participación ciudadana.

De igual modo, admitieron que el interés de los habitantes de la ciudad en la conformación de la Asamblea Constituyente fue bajo, pues las fuerzas políticas le restaron fuerza a ese proceso al designar directamente y “por dedazo” a 40 de sus integrantes.