El arte y pasión por los caballos

'El Malboro', como le llaman sus amigos, lleva toda su vida montado en un caballo y a lo largo de esta, asegura haber acumulado el conocimiento necesario para llevar a los equinos a un estado de buen comportamiento.

346

Desde hace siglos ha existido un vínculo especial entre el caballo y el humano. Como medio de transporte, compañero de deportes, participante de terapias médicas, siempre ha permanecido junto al hombre de forma leal y fiel y el paso de los años no ha mermado esta relación.

El Txoro Matutino platicó con Mauricio Javier Ramírez, quien entre sus amigos es llamado ‘El Malboro’.

El Malboro, nos contó que lleva prácticamente toda su vida rodeado de asuntos relacionados con caballos y obviamente, montado en ellos.

‘…toda mi vida, te puedo decir que, desde antes de nacer, mi madre andaba ya montada en un caballo y estaba embarazada de mi… toda mi vida he estado arriba de un caballo…’, dice con orgullo.

El oficio de arrendador de caballos lo heredó de su padre, que según nos cuenta, se dedicaba al manejo de caballos de carreras en su natal estado de Jalisco.

Desde entonces se dedica al arte del adiestramiento y corrección de caballos mismo que nos comenta se basa en el conocimiento adecuado en el manejo de los equinos tanto como emocional y físicamente.

‘para acercarse a un caballo bruto es importante crear confianza, mucha confianza con el caballo, esto es fundamental. Que el caballo nos acepte, ya creando ese nexo de confianza, ya podemos comenzar a montarlo, ensillarlo y adiestrarlo…’

Mauricio enfatiza que, en este oficia es de especial atención la forma en la que se le acerca y como le habla el humano, aunque las formas pueden varias de estilo a estilo de cada arrendador de caballos.

‘…tus señales, lo que tu puedas inventar como arrendador, cada uno tiene su técnica y firma propia, todo va dependiendo de la experiencia y la técnica pulida a lo largo de los años, pero al final el objetivo es el que manda; que quede bien un caballo’

Los caballos desde que nace se pueden comenzar a adiestrar, asegura Malboro.

Aplicar la técnica de imprinting es educar al caballo desde que es un potrillo mediante una serie de estímulos basados en el tacto para así conseguir que poco a poco tome confianza en los estímulos y le sirva de referente para toda la vida del caballo.

Es decir, su comprensión y manejo exige la aplicación de una técnica o de un arte, por el cual el humano se introduce en un animal lactante, en este caso en el potrillo, inmediatamente después de su nacimiento.

‘esta técnica se la adjudican los europeos y realmente no tengo certeza de los buenos en esa técnica… lo que si es cierto es que entre mejor esté manejado un caballo cuando le pones la montura, ni siquiera te va reparar y ya cuando lo vas a montar puede ser desde los dos años y medio de edad y a puede aceptar al jinete haciéndole ejercicios desde arriba tomando en cuenta que los ejercicios para quebrar a un potrillo se hacen desde abajo…’

De acuerdo con Malboro, este es un trabajo que conlleva paciencia, amor y sobre todo conocimiento de los caballos y dominio de las técnicas usadas.

‘Si tú tienes un conocimiento inadecuado de nada te va servir la experiencia; el conocimiento es fundamental. Yo conozco gente que es muy experimentada, pero con un conocimiento inadecuado… el conocimiento y la experiencia trabajan juntos en esta labor’, dice.

En su negocio de arrendar caballos que lleva junto a sus hermanos es regido por tres cosas:

‘…son tres factores importantes en este oficio de arrendar caballos que son: conocimiento, paciencia y huevos… es lo que se requiere; en esto de los caballos hay que ser rudo pero sutil, no se puede ser nada más rudo, también debes saber cómo llegarle al caballo en sutileza, no solo rudeza; hay que ser rudo cuando se requiere…’, continúa con seguridad.

El originario de los Altos de Jalisco nos cuenta también que no todas las anécdotas con caballos son agradables, hay algunas que suelen ser tristes y rudas.

‘recordemos que no todo en los caballos es tranquilidad, también suelen tener problemas de rudeza y a veces hay accidentes feos’, dice con respeto a los animales.

El Malboro también ha incursionado en los medios de comunicación en El Txoro Radio con una sección sobre su pasión: los caballos; y promete contar alguna vez una de esas experiencias duras que ha vivido en su espacio.

El amor, paciencia y respeto son importantes para poder tener un caballo, pero, sobre todo es el conocimiento lo que dicta todo a la hora de educarlos.

‘Detrás de un mal caballo, hay una mano inadecuada; que no tuvo el conocimiento para saberlo manejar… los caballos son como los niños; si un niño hace un berrinche y cumple su cometido, es igual como con los caballos que tú le permitas hacer algo malo, lo va volver a hacer. Hay que saber dirigirlos. Hay que saber proyectar lo positivo en la forma de educar’, dijo convencido.

Finalmente, el Malboro dejó un consejo para todo aquel que quiere adquirir un caballo:

‘Muchas veces me dicen: quiero un caballo. Yo siempre les digo que se enseñen a montar primero, que se enseñen a ensillar un caballo… y después les conseguimos uno’, dice.

Y, sobre todo, recomienda acercarse a personas que tengan el conocimiento sobre los caballos.

‘Yo les invito a los que quieran aprender, estamos a sus órdenes en el rancho Media Luna con su amigo El Malboro’, aseveró.

Finalmente dejó el número 777 1551062, disponible para cualquier persona que esté interesada en adquirir, arrendar o corregir un equino, enfatizando que es importante que se acerquen a la persona indicada porque puede ser peligroso contratar a personas sin en conocimiento adecuado en el mundo de los caballos.

------------------
loading...