El avión presidencial se queda, se determina con estudio de costos

43

El Gobierno mexicano confirmó que se quedará con el nuevo avión presidencial para uso del jefe del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto, y que la aeronave llegará a territorio mexicano en las próximas semanas.

El nuevo avión presidencial Boeing 787-8, adquirido durante la gestión de Felipe Calderón, será entregado al Estado Mayor en las próximas semanas, luego de que Peña Nieto encargara un estudio para determinar si recibía la aeronave, anunció este jueves la Presidencia en su página de internet.

La aeronave ha sido motivo de polémica debido a su costo, que alcanzó los 218.7 millones de dólares (o 2,952 millones de pesos a un cambio de 13.50 pesos por dólar, gracias a la contratación de una cobertura del tipo de cambio).

El pago del avión será realizado a través de un arrendamiento entre Banobras y el Gobienro Federal a 15 años.

El nuevo avión, llamado José María Morelos y Pavón sustituirá al Boeing 757-200 Presidente Juárez, que cuenta con 28 años en operación, indica el comunicado.

Un estudio encargado por Peña Nieto para determinar la viabilidad de vender o quedarse con la aeronave para uso del Estado Mexicano concluyó que de venderse a una línea aérea se tendría una importante pérdida respecto al valor de compra, y la venta se concretaría en un plazo de entre 12 y 25 meses.

“El consultor estima que, si se vendiera a alguna aerolínea comercial, su venta podría representar una pérdida de más del 58% de su costo (128.2 millones de dólares). (…) El consultor considera que la aeronave debe mantener su configuración actual, en lugar de ser reconvertida como equipo comercial”.

De acuerdo con el comunicado, “el equipo fue adquirido a un precio muy atractivo (…) con un descuento de 42.7%”.

La fecha de entrega de la aeronave dependerá de las últimas pruebas y la certificación del equipo interior por las autoridades de aviación de Estados Unidos, precisó.

La aeronave operará dos semanas después de su arribo al país, detalló.