El Bronco piensa impulsar la independencia en México

17

“La baraja me gusta, ¡me los chingo a todos!”, dice Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, en su rancho en García, mientras avanza el proceso de transición de la gubernatura de Nuevo León que asumirá el 4 de octubre.

El político ganó como candidato independiente el 7 de junio pasado y cuando lo cuestionan sobre si prepara sus cartas para competir por la presidencia en 2018, opta por ser cauteloso… aunque no cierra la posibilidad de tener un as bajo la manga.

“Yo, en mi caso personal, ni me encarto ni me descarto. Ni soy adivino, ni puedo predecir el futuro de nadie, ni el mío propio”, asevera el Bronco en charla con la revista Expansión, cuya edición con la entrevista completa, estará a la venta el 18 de agosto.

Pero de lo que el Bronco está seguro es que en los próximos años apoyará a los ciudadanos para que busquen candidaturas y obliguen a los partidos políticos a tomarse unas vacaciones.

“Yo voy a impulsar la independencia de este país. Eso sí lo voy a hacer. En mis tiempos, y en mis momentos en que yo pueda apoyar a que los ciudadanos de México despierten, y le demos vacaciones a los partidos políticos, voy a ayudar a eso: saquemos a los partidos políticos del gobierno… ¡la gente quiere tener un presidente independiente!”, responde el hombre que a través de las redes sociales logró sostener sus campaña política.

“Debe haber un presidente independiente, creo que le iría bien al país. No tiene que ser Jaime. Puede haber uno, si se atreve a hacerlo”.

Hasta ahora, para el 2018, han levantado la mano para esa contienda personalidades como Margarita Zavala, Miguel Ángel Mancera, Andrés Manuel López Obrador y Graco Ramírez.

Una encuesta publicada por el diario Reforma el 2 de agosto pasado, ubicó a Andrés Manuel López Obrador en primer lugar de las preferencias presidenciales. En ella, el diario colocó ya como presidenciable al Bronco, a quién ocupó el cuarto lugar en la adelantada carrera presidencial.

El exalcalde y exdiputado federal insiste en que en este momento no es prioridad para pensar en lo que pueda ocurrir en 2018, porque “el futuro es impredecible” y ahora prefiere concentrarse en su reto como gobernador.

“No tengo ese pensamiento, y me lo tienen que entender. Yo no estoy pensando en 2018”, argumenta.