El derecho es cultura 22-Mayo

34

El Derecho Administrativo en la sociedad

Pareciera que fue apenas ayer, cuando en los 90´s se crea el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, mismo que evolucionó en 2015 al Tribunal de Justicia Administrativa, siendo un “órgano jurisdiccional de control de la legalidad para conocer y resolver las controversias de carácter administrativo  y fiscal que se suscitan entre la administración pública estatal, municipal, los organismos descentralizados estatales o municipales y los particulares”, dotando con ello a la sociedad de ente ante el que se pudieran combatir las irregularidades que la autoridad perpetraba en su contra.

Ahora bien, no debe pasar desapercibido que la designación de los magistrados titulares en ese entonces de las tres salas que componían el TJA, generó ciertas suspicacias, ya que, sin cuestionar sobre su capacidad, la designación pareciera haber sido por cuestiones políticas, ya que cada uno de los magistrados que fueron designados tenían cierta filiación política, siendo uno de ellos por parte del PRI, otro por el PAN y uno mas por el PRD, lo que evidentemente generó en su momento ciertos recelos respecto de su designación.

No obstante lo anterior, a casi 30 años de la creación dicho Tribunal, resultan indiscutibles  los benefi cios  para la sociedad, ya que precisamente gracias a la especialización de dicha área  se pretende cumplir con el  mandato judicial de administrar justicia al gobernado y no dejarlo en estado de indefensión ante los actos que la autoridad pudiera inferir en su contra, debiendo señalar que, no obstante ya son casi tres décadas de la instauración del tribunal especializado en materia administrativa, la sociedad aún no hace pleno uso de los mecanismos legales para combatir dichos actos.

Ahora bien, cabría preguntarnos ¿Por qué la sociedad no se hace uso del Tribunal? Quizás la respuesta sea muy simple, esto es, porque se trata de un mecanismo legal sumamente caro y que no se encuentra al alcance del común denominador de la sociedad, aunado a que tampoco se le ha dado la difusión correspondiente sobre las bondades de los mecanismos legales con que cuenta el Tribunal de Justicia Administrativa y por ello la sociedad no recurre a él.

Para poder entender mejor lo anterior, valdría la pena citar el ejemplo de uno de los casos más recurrentes en esta materia, pensemos en una multa de tránsito, la cual es impuesta de manera incorrecta a una persona, lo primero que viene a la mente del ciudadano es rebelarse con ese acto de arbitrariedad, por lo que al efecto se cuestiona ¿Me puedo inconformar? A lo que quizás responda que sí, ya que hoy día ha sido muy difundida la defensa a los  Derechos Humanos, por lo que avanza en su intención.

Así, siguiendo en  su intención de inconformarse con ese acto arbitrario de autoridad nuestro ciudadano se formula una segunda pregunta ¿Ante quién me inconformo? Quizás por intuición piense que ante los superiores de la propia autoridad que le impone la multa, lo cual crea cierta desconfianza en el ciudadano, y por ello desista de su interés de inconformarse, creando con ello impunidad en los actos arbitrarios, pero pensemos que alguien le aconseja que puede recurrir ante el Tribunal de Justicia Administrativa.

Acorde a lo anterior, viene a la mente de nuestro ciudadano un tercer razonamiento que realiza, ¿Cuánto me va a cobrar un abogado por mi juicio? Si el costo de pagar la multa sería de mil pesos, me conviene pagar la multa que contratar un abogado, con lo que evidentemente se desmotivó para seguir un procedimiento para combatir ese acto de autoridad cuyo origen fue injusto o ilegal, con lo que evidentemente se crea impunidad y una cultura de injusticia ante los ojos de la sociedad.

En tal sentido, resulta  claro que hoy día no se está  cumpliendo con la misión  del Tribunal de Justicia Administrativa,  toda vez que  aún y cuando el propio Tribunal  cuenta con diversos  mecanismos que pudieran  hacer asequible a la sociedad  la impartición de justicia  administrativa, como  es la asesoría jurídica gratuita,  la especialización del  personal e incluso formatos de cómo se pueden realizar las inconformidades, pero su falta de difusión, hacen que no se logre sociabilizar la justicia administrativa, dando como resultado que se sigan cometiendo injusticias e ilegalidades que desgraciadamente siguen quedando impunes.

Finalmente debemos señalar que si queremos que la sociedad adquiera una cultura de legalidad y evitar injusticias, debemos empezar a generar una cultura de legalidad, inconformarnos por los cauces legales para que la autoridad ciña su actuación conforme a derecho, debiendo señalar que el Estado cuenta con instituciones que brindan asesoría jurídica gratuita, en su defecto también valdría la pena recurrir a nuestros representantes sociales, quiénes cuentan con abogados que se pagan con nuestros impuestos, quiénes en su caso también podrían brindarnos asesoría legal.

Por Enrique Trejo C.