El fantasma del terrorismo en EU: Explota bomba en NY y hombre ataca con cuchillo en Minnesota

21

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo ayer que la explosión del sábado en el sur de Manhattan, que dejó 29 personas heridas, fue un “acto de terrorismo”.

“Todavía no hay evidencias que lo vinculen con el terrorismo internacional, pero la bomba que explota en Nueva York obviamente que es un acto de terrorismo”, dijo Cuomo desde el lugar de la explosión.

Por su parte, el jefe de la policía de la ciudad, James O’Neill, afirmó que nadie ha reivindicado todavía la explosión, pero aseguró que las autoridades no descartarán ninguna hipótesis hasta saber “quién y por qué” lo han hecho.

La bomba, colocada en el interior de un contenedor de basura, ocurrió hacia las 20.30 hora local en el barrio de Chelsea, en una zona de la ciudad muy frecuentada por turistas.

O’Neill explicó que los agentes localizaron un segundo artefacto a poca distancia del lugar de la explosión, una olla a presión de cuya parte central salía un cableado oscuro que está siendo analizada en los laboratorios del FBI en Quantico (Virginia).

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, afirmó que las 29 personas que resultaron heridas ya fueron dadas de alta de los hospitales y subrayó que “todas las teorías están encima de la mesa”.

“Lo que sabemos hasta ahora es que fue algo intencionado, que fue un acto violento y que fue un acto criminal organizado, pero lo que no sabemos todavía es si existe alguna conexión internacional”, insistió De Blasio.

“Habrá más”. El periódico New York Post publicó ayer la transcripción de una llamada de teléfono al número de emergencias de la ciudad 911 minutos después de lo ocurrido en la que un hombre asegura que “habrá más explosiones”.

Mientras tanto, el FBI considera también como un “posible acto de terrorismo” el ataque que un hombre perpetró el sábado por la noche en un centro comercial de Saint Cloud, Minnesota, donde un hombre apuñaló con un “cuchillo de cocina” a nueve personas mientras invocaba a Alá.

El hombre, abatido tras el ataque, ha sido identificado por su padre como Dahir A. Adan, de 22 años y nacido en África, aunque había vivido en Estados Unidos durante 15 años.

El Estado Islámico se apresuró ayer a adjudicarse el ataque y señaló al agresor abatido como uno de sus “soldados” que atacó, según la web yihadista Amaq en represalia a la campaña de bombardeos de EU contra el EI en Siria e Irak.

En una rueda de prensa en Saint Cloud, el jefe del FBI, Richard Thornton, detalló que se va a examinar las redes sociales y los contactos del agresor.

Vestido con el uniforme de una empresa de seguridad privada, el hombre usó el cuchillo para acuchillar a los vecinos y llegó a preguntar al menos a una persona si era musulmana antes de apuñalarla.

Según el relato policial, sobre las 20.15 hora local del sábado, el atacante irrumpió en el centro comercial y recorrió varios pasillos hasta que fue abatido por los disparos de un oficial de policía fuera de servicio e identificado como Jason Falconer.

“La vida del agente llegó a estar en peligro”, aseguró en la rueda de prensa el alcalde de Saint Claud, Dave Kleis, quien relató que el sospechoso cayó por los disparos y se llegó a poner en pie hasta en tres ocasiones, llegando incluso a lanzarse contra Falconer en un momento del ataque.