El paso de Cuauhtémoc Blanco por Morelos

709

El paso de Cuauhtémoc Blanco por Morelos nos recuerda a las películas de gángsters de los años 40.  Tanto él como José Manuel Sanz discutieron la tarde de su comparecencia de este último en el Congreso del Estado; en pocos minutos, le recordó el español Sanz (manejador del ex-jugador de fútbol), que parte de su éxito era también suyo, casi con fines de extorsión, por lo que su amigo y cómplice advirtió a Cuauhtémoc «si no me salvas, te hundo», para posteriormente dirigirse a su comparecencia que se caracterizó como un espectáculo donde los principales protagonistas fueron los diputados que mostraron de manera descarada lo que todo Morelos ya sabe: la larga cadena de voluntades, sobornos, empleos a familiares otorgadas por Sanz a la gran mayoría de los legisladores, lo que los obliga a recibir sus instrucciones.

José Manuel Sanz, sin ninguna experiencia administrativa, sin formación en la actividad gubernamental desde la invitación que le hicieran los hermanos Yáñez para que fuera candidato a presidente municipal de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco y posteriormente presidente municipal (aún reconociendo el círculo vicioso de la ilegalidad y triquiñuelas que se hicieron para lograr acreditar una residencia inexistente en Morelos), acostumbrado José Manuel Sanz a un juego sucio y con el paso del tiempo, se generara una expectación morbosa de la opinión pública hacia Cuauhtémoc blanco por la novedad de su participación política y electoral, la versión oficial de como logró su candidatura y residencia ha sido difundida después como una novela de Televisa.

Es decir, documentos falsos testimonios inventados, domicilios inexistentes; todo apoyado en la corrupción.

La sombra de la traición de los cómplices Cuauhtémoc Blanco y José Manuel Sanz, siempre los ha acompañado; por un lado, la fortaleza del ídolo del fútbol en sectores de la población que le simpatizaba, les permitió poner condiciones y caprichos, confiando siempre en la impunidad que ha sido parte de su patrimonio, pero al parecer pronto los morelenses los que confiaron en Cuauhtémoc Blanco y los que no lo hicieron, conocerán 《la película completa》, dicen a su alrededor los más cercanos amigos en el gobierno de Cuauhtémoc Blanco, que por disputar su control dos grupos se están partiendo la madre; el botín son los contratos, licitaciones, negocios, licencias, verificentros y todo aquello que huela dinero, donde los beneficiarios son amigos y familiares a los que no les importan los escándalos han crecido con ellos, por eso su postura prepotente indiferente y de valemadrismo a las críticas.

Por otra parte, José Manuel Sanz y sus fobias han tenido la capacidad con criterios de sobornos, corromper y ensuciar todo lo que toca, incluso la ha hecho despiadada, señalando siempre ha otros para que no lo vean como parte de una escaramuza de corrupción de varias bandas.

Don José Manuel Sanz y su pandilla parece que van perdiendo la partida donde se la rifan con chantajes y amenazas para que el principal damnificado sea Cuauhtémoc Blanco, del que esperamos por fin deje el gobierno de Morelos.

Sanz y su camarilla luchan contra la otra la del hermano, la de la familia, es decir, conspiran unos contra otros, usan el presupuesto gubernamental para filtrar información unos contra otros, pero finalmente nada es lo que parece ser hoy; José Manuel Sanz está en el marco de un escándalo que quizás no vio venir o como siempre jugó con audacia, pero poco a poco conoceremos de sus negocios y de sus andanzas comerciales nacionales y extranjeras, los enfrentamientos, la ambición, el robarse unos a otros, está fracturando las redes de lealtades que construyeron a través de favores, compromisos y clientelas que les llenaron las manos de recursos.

Como siempre, Cuauhtémoc Blanco y José Manuel Sanz le apuestan al tiempo; escándalo que no mata, escándalo que muere para ellos.

El golpismo mediático que han manejado a través de redes sociales y portales falsos con recursos públicos por conducto de su jefe de prensa Alex Pisa, ya no está dando resultados, ha perdido efecto y tal parece que la tragedia está a punto de alcanzarlos. Hay que estar alertas, pues se han convertido en virtuales magnicidas políticos dispuestos a lanzarse y destruir a todos aquellos que pueden acusarlos y señalarlos; se les acabo la categoría de héroes, santos y mártires.

La investigación que anunció la UIF los ha llevado al enfrentamiento quieren darle vuelta a los hechos interpretarlos de manera distinta para confundir y crear una narración inventada para salvarse su conducta de Cuauhtémoc Blanco y Sanz paso de la consternación de miles de morelenses al reclamo por su cinismo, por sus mentiras por sus engaños; hoy están exhibidos como hombres facciosos e irresponsables.

Por Jorge Meade Ocaranza