El Reino Unido paga 121 mil pesos por dejarse contagiar de la variante Delta

Los candidatos deberán tener entre 18 y 30 años de edad y deberán aprobar unos minuciosos estudios médicos; serán vigilados por especialistas.

59

Los meses pasan y la pandemia del coronavirus no termina por ceder, así que el mundo de la ciencia sigue trabajando a marchas forzadas para encontrar la forma de mitigar por completo a la enfermedad que sigue causando muertes.

Ante ello, un grupo de científicos británicos está trabajando en cultivar la variante Delta del coronavirus en laboratorio, para posteriormente infectar voluntariamente a los ciudadanos que acepten por la cantidad de 60 mil dólares (121 mil 181 pesos).

El estudio está siendo realizado por una asociación entre el Grupo de Trabajo sobre Vacunas No10 del Ministerio de Salud británico, el Imperial College de Londres, el Royal Free London NHS Foundation Trust y hVIVO.

Para ser candidato a infectarse de la variante Delta en el Reino Unido, se debe tener entre 18 y 30 años de edad, debido a que dichas personas entre ese rango tienen menor probabilidad de infectarse de forma grave; además, no deben contar con antecedentes de haber padecido covid-19, ni padecer enfermedades de riesgo, ni ser ‘víctimas’ de sobrepeso o tabaquismo.

Aunado a ello, los candidatos deberán superar un examen exhaustivo que incluye análisis de sangre, radiografías, escáneres cardíacos y exámenes físicos, todo con el fin de descartar que la enfermedad se pueda agravar; asimismo, serán vigilados de forma minuciosa por los médicos una vez que sean infectados con la variante Delta.

¿Cómo cultivan en laboratorio la variante Delta?

Andrew Catchpole, director científico de hVivo, explicó que la variante Delta se cultiva a partir de una muestra humana original, misma que ha resultado más complicada de ‘sembrar’ a la variante original que surgió en Wuhan. “Delta ha sido más difícil. No todas las muestras clínicas crecen tan fácilmente en cultivos celulares”, dijo al Wall Street Journal.

En el proceso de cultivo, los científicos se aseguran de que el virus no mute de manera diferente a la variante natural. Y se espera que para noviembre esté listo el virus cultivado para iniciar con las pruebas a finales de año.

¿Qué objetivo tiene el estudio?

La idea es ayudar a los médicos a comprender cómo reacciona el sistema inmunológico a los diferentes niveles de coronavirus y cómo una persona que está infectada con el virus SARS-CoV-2 transmite partículas infecciosas al medio ambiente.