Elevar tasas de interés reduce presión inflacionaria: Banxico

13

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, dijo que es mejor tomar decisiones oportunamente, que dejar que la inflación aumente, por ello es que se tuvo que elevar la tasa de interés de referencia interbancaria en 50 puntos base para ubicarla en 4.75 por ciento.

En una entrevista radiofónica, el titular del banco central confirmó que sí existen presiones inflacionarias, mismas que pueden manifestarse en los próximos meses, por lo que se tuvo que incrementar la tasa para atajar la inflación y evitar que después “empiece a tener efectos de segundo grado sobre otros precios”.

El pasado jueves 29 de septiembre, la Junta de Gobierno del Banco de México decidió incrementar la tasa de interés interbancaria de referencia y explicó que las perspectivas de crecimiento a nivel mundial “continúan sugiriendo un moderado ritmo de la actividad económica”, además de que la volatilidad sigue en aumento.

El dirigente del banco central comentó que la decisión del incremento en las tasas también se aplicó tomando en cuenta que la política monetaria opera “con ciertos rezagos”, por lo que hubiera sido “mucho peor que el Banco de México se quede detrás de la curva”.

En este sentido, recordó que hasta ahora la inflación se mantiene por debajo de la meta del banco central, impuesta en niveles del 3.0 por ciento, ya que según el más reciente informe del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la inflación se ubicó en 2.88 por ciento.

Sin embargo, analistas financieros señalaron que los precios de algunos productos y servicios, ya muestran incrementos derivados de la volatilidad en el tipo de cambio que ha provocado una depreciación el peso mexicano.

En lo que va del año, el peso suma una depreciación de casi 15 por ciento frente al dólar, siendo de las monedas con mayor pérdida de valor, debajo de otras como el peso argentino que reporta una depreciación de 17 por ciento, según datos oficiales.

Pese a que el banco central incrementó su tasa de interés, analistas del sector privado estimaron que el dólar cerrará el año en niveles de casi 19 pesos por unidad.