Embarazo, falta de dinero, materias reprobadas: principales causas de abandono escolar

70

Embarazos tempranos, problemas económicos en casa y reprobación reiterada de materias, principalmente matemáticas o ciencias expulsan cada año a poco más de 10 mil adolescentes de las secundarias públicas del Distrito Federal, reconoció Mónica Hernández, asesora de la Administración Federal de Servicios Educativos del Distrito Federal (AFSEDF) de la SEP. “En promedio, el 98 por ciento de los alumnos que concluyen el primer grado de secundaria se inscriben al segundo grado, pero hay 2 mil 680 jóvenes que no concluyen este proceso,” detalló Hernandez Riquelme. “El mayor riesgo de abandono escolar se enfrenta al pasar de secundo a tercero de secundaria,” apuntó.

“Detectamos que es uno de los grados donde se vuelen más vulnerables, pues 83 por ciento se inscribe al siguiente nivel, pero 28 mil se mantienen a la expectativa. De ellos, 8 mil son los que no regresaran al sistema educativo por diversas razones”, dijo la asesora de la administración de la educación básica en la capital de la República.

Al explicar las tareas de retención de alumnos impulsadas por la AFSEDF, la arquitecta Hernandez Riquelme señaló que en un seguimiento de los alumnos que egresan de primaria para  identificar cuántos se habían preinscrito en el sistema, detectamos que entre 7 mil y 7 mil 500 menores no tuvieron oportunidad, por alguna circunstancia familiar o persona, de inscribirse en el sistema.”

La actual administración ha puesto en operación cuatro acciones desde las secundarias capitalinas para prevenir la deserción y el rezago educativo.

En principio la AFSEDF se realiza un seguimiento personalizado de quienes egresan de primaria y van a cursar la secundaria. Al detectar que no iniciaron la preinscripción se establece contacto con la familia a fin de generar “condiciones necesarias para volver a inscribir a sus hijos”.

Con el programa Promajoven de la SEP apoya en promedio a 650 alumnas embarazadas o madres adolescentes, al año (con un subsidio de 850 pesos al mes) que se mantienen en la secundaria durante la gestación y el nacimiento del bebé. Ya como madres, las jóvenes y sus hijos también reciben atención de salud materno-infantil.

Para alumnos en rezago educativo, desde 2010 estudiantes universitarios atienden a alumnos de tercer grado de secundaria en riesgo de no recibir su certificado y no concluir la educación básica; el apoyo se realiza como un servicio social a través del programa “Estás a Tiempo.”

Si el caso es complejo, entra un tutor responsable de dar seguimiento a las prácticas escolares de los alumnos “vulnerables ya sea por problemas de reprobación o por alguna situación familiar que los ponga en riesgo de abandonar las aulas hasta lograr que permanezcan en la escuela,” concluyó Hernández Riquelme.