Empañan la fiesta de Francia

13

Tras la parada militar encabezada por el presidente Emmanuel Macron en París para celebrar la toma de la Bastilla, decenas de manifestantes se enfrentan a la policía.

La policía francesa cargó ayer contra los manifestantes convocados por los chalecos amarillos en los Campos Elíseos de París con motivo de la fiesta para celebrar la toma de la Bastilla. Los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes estallaron una vez finalizado el desfile militar en la célebre avenida parisina y una vez que encapuchados e integrantes de los chalecos amarillos intentaron montar barricadas con las vallas metálicas que había sido utilizadas para bloquear el paso del público durante la parada militar, y quemaron papeleras. Los agentes anti motines trataron de dispersar con gases lacrimógenos a los manifestantes, algunos de los cuales llevaban los rostros cubiertos con pañuelos, máscaras o capuchas.Los bomberos, por su parte, intervinieron para apagar algunas de las papeleras incendiadas.

Un total de 180 personas fueron detenidas al margen del desfile militar, antes de estos incidentes, anunció la Prefectura de policía. Es la primera vez que los chalecos amarillos se manifestaron en Los Campos Elíseos desde el 16 de marzo, cuando se registró un nuevo auge de violencia de este movimiento social de protesta iniciado en noviembre pasado a raíz de un proyecto para aumentar el precio de los combustibles. Según la cadena CNews, dos de los detenidos son Jérôme Rodrigues y Éric Drouet, figuras destacadas de los chalecos amarillos. “Quienes han intentado impedir este desfile deberían tener un poco de vergüenza. Hoy es un día en el que la nación se une y creo que la nación debe ser respetada”, señaló a la prensa Christophe Castaner, ministro francés del Interior. La líder del partido ultraderechista francés Agrupación Nacional, Marine Le Pen, criticó en Twitter que los llamados “black blocs”, grupos de encapuchados que siembran el caos en las manifestaciones, hayan sido capaces de actuar en esta jornada festiva, y calificó de incompetente a Castaner. En la apertura del desfile, al bajar los Campos Elíseos a bordo de un vehículo militar abierto junto a su jefe de Estado Mayor, Macron, que encabezó por tercer año la fiesta nacional desde su elección en mayo de 2017, recibió silbidos y abucheos de los chalecos amarillos mezclados en la multitud, mientas que otros espectadores aplaudían.